La familia de Santiago Maldonado pedirá la nulidad de la declaración del “Testigo E”. Sostiene que fue notificada de que se tomaría el testimonio 12 horas antes de llevarse a cabo. Pidieron postergarla pero el juez Lleral se opuso.

La declaración de Lucas Ariel Naiman Pilquiman (19) -conocido como el Testigo “E”- ante el juez Guillermo Gustavo Lleral el martes en Epuyen, aportó detalles sobre los últimos momentos en que, al menos del lado de los mapuches, vieron con vida a Santiago Maldonado. Sin embargo, por una cuestión técnica compleja, la familia de la joven tatuador de 28 años pedirá antes del fin de semana la nulidad del testimonio: es decir, pretende que no se incorpore como válido en el expediente.

La molestia de la familia Maldonado pasa porque las partes que intervienen en la causa, no sólo ellos, fueron notificados de que se tomaría la testimonial al joven mapuche durante la noche del 18, es decir, menos de 12 horas antes de que se llevara a cabo.

Al enterarse de que, tras un acuerdo entre Lleral y la madre de Pilquiman, el juez viajaría desde Esquel hasta Epuyen para tomar testimonio del joven, Verónica Heredia, abogada de la familia Maldonado, envió un whatsapp el 19 a las 7.12 a un secretario del Juzgado que, aseguran, nunca fue respondido: “Buen dia Dr. Me he notificado de la audiencia de Lucas Naiman Pilquiman para las 9hs. Le suplico q la suspendan hasta mañana a fin de poder estar presente en la misma. El testimonio de Lucas es vital para la familia Maldonado para saber la verdad”.

Heredia no fue la única parte de la causa que pidió que postergaran la declaración de quien había sido conocido meses atrás como el “Testigo E”, después de una declaración extraoficial que el joven hizo ante abogados de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH).

A las 8.37, los asistentes de Lleral recibieron otro pedido de postergación, esta vez de parte de Rafaella Riccono, secretaria de la fiscal federal, Silvina Avila (y pareja del ex juez del caso, Guido Otranto). El argumento fue el mismo: les notificaron demasiado cerca de la fecha de realización, no llegaban a Epuyen y el testimonio de Pilquiman les resultaba esencial para la investigación por “desaparición forzada”. Quince minutos más tarde, el abogado defensor del gendarme Emmanuel Echazú avisó que mandaría un fax por el mismo motivo.

Para la familia Maldonado, el Código Procesal Penal de la Nación sanciona bajo pena de nulidad los actos que no fueran debidamente notificados. Sin embargo, la discusión es compleja. De hecho, minutos antes de entrevistar a Pilquiman, Lleral no aceptó los pedidos de postergación y remitió a las partes este mensaje oficial: “En virtud de la urgencia y el carácter esencial del testimonio de Lucas Pilquiman, así como también, la disposición puesta de manifiesto por el testigo que se encontraba en la zona, y la instancia del proceso que se transita, siendo que se trata de una prueba reproducible, a la
suspensión solicitada NO HA LUGAR”.

“Creemos que esta desacertada actuación procesal violenta el estándar de diligencia debida que hemos exigido como víctimas. El camino hacia la Verdad y la Justicia debe edificarse en hechos concretos, y lo sucedido nos llena de incertidumbre y profundiza la angustia. Sentimos que nosotros hacemos todo lo humanamente posible para saber la verdad y lograr justicia por Santiago y nada alcanza”, comunicó la familia a través de las redes sociales.

“Es por eso que nosotros pedimos que fuera una investigación exhaustiva, imparcial e independiente, porque vemos que los pasos que se dan siempre tienen un problema, siempre falta algo. Se está haciendo todo atado con alambre y tenemos miedo de que eso no lleve a ningún lado. Queríamos que la testimonial fuera con todas las partes, ni el abogado de Gendarmería estuvo”, comentó a Infobae Andrea Antico, esposa de Sergio Maldonado.

Lucas Pilquiman tardó casi dos meses en declarar ante el juez, después de que se difundiera un testimonio extraoficial presentado por APDH ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Finalmente, tras un acuerdo entre su madre y Lleral, el juez viajó a Epuyen, donde el joven vive con su familia, para tomarle declaración.Tal como contó Infobae el martes, el joven contó que el día que desapareció Santiago Maldonado, el 1º de agosto pasado, él estaba en la Pu Lof en Resistencia de Cushamen, y que escapó de la represión de Gendarmería y logró cruzar el agua helada del río Chubut.

El chico hizo un relato detallado de cómo fueron los últimos minutos que vio con vida al tatuador, qué relación tenía con él, cuál fue el contexto en el que murió, que los gendarmes gritaban “indios de mierda” y “maten a uno” y también un encuentro que tuvo con Sergio Maldonado, hermano de la víctima. Además, confirmó que Santiago buscó su mochila en la casilla antes de huir de los agentes.

Según declaró ante la Justicia Pilquiman, el último momento que vio a Maldonado fue cuando ambos intentaban cruzar el río, pasadas las 11 del 1º de agosto, mientras entraban “unos 70 gendarmes” a la Pu Lof. Pero el joven nacido en el pueblo bonaerense de 25 de Mayo, que no sabía nadar y le temía al agua, le dijo, ya con el agua por el pecho, “no puedo Peñi, no puedo”. Entonces Pilquiman cruzó el río y se resguardó. Ayer, ante Lleral, dijo: “La última vez que lo vi estaba escondido de Gendarmería entre los sauces”.

Fuente: Infobae