Ayer se denunció que en la escuela Barrio El Huayco distribuía comida en mal estado. Hoy se supo que padres de niños que asisten al jardincito presentaron una nota a la directora para solicitarle que gestione ante el gobierno ordenanzas y teléfono.

La nota en cuestión está fechada el 1º de junio pasado y está dirigida a la directora de la Escuela Nº 4845 Bº El Huayco- El contenido de la misma es el siguiente: “Nos dirigimos a usted a fin de expresarle nuestra preocupación como padres de los niños que asisten al jardín, tanto ante la falta de personal de ordenanza como así también de un elemento tan básico y esencial como un teléfono en la escuela. Adelantándonos a cualquier hecho que pueda suceder – más específicamente una emergencia – es que solicitamos a usted disponga de los medios necesarios para suplir estas carencias con carácter de urgente. Solemos, como sociedad, esperar a que ocurra una tragedia para resolver problemas que, como en este caso, se pueden evitar con un sencillo procedimiento”. El escrito cuenta de dos carillas, aunque el segundo sólo contiene firma de padres como se ve en las fotos.

Ayer la escuela también se convirtió en noticia cuando varios padres de alumnos denunciaron que a los niños los alimentan en el establecimiento educativo con comida podrida. La situación fue revelada por la mamá de dos chicos que asisten a clases en jornada extendida dentro de la institución. Entrevistada en radio El Grito, la mujer contó que al principio sus pequeños estaban entusiasmados con la comida que les servían. En dos semanas todo cambió.

Hace pocos días el más grande de sus hijos le dijo que no quería comer más en la escuela porque la comida “tenía olor feo”. Tras escuchar su revelación, la mujer fue y se quejó ante las autoridades que nada supieron decirle. Solo una de las colaboradoras se acercó y le contó que “lo que está pasando es gravísimo. El estado de la mercadería es pésima. La gente de la cooperadora y la dirección de la escuela están al tanto de la situación. Incluso la supervisora sabe acerca del tema pero no hace nada”, se lamentó la preocupada mamá. Su reclamo llegó a la supervisora quien habría respondido: “Si hay tanto problema, suspendemos la jornada extensiva”.

Según contó, debido a la falta de respuestas, ella y los otros padres intentaron investigar sobre el estado de los alimentos que se almacenan dentro del establecimiento educativo. “Descubrimos que había unos 30 kilos de carne podrida que se utilizaba para preparar los alimentos”, denunció la mujer.

NOTA ESCUELA NOTA ESCUELA 2