Los testimonios de los padres sustitutos de Thiago Quipildor y su hermana apuntaron a la familia biológica de los chicos. Los imputados también negaron violencia y trabajo infantil. Los jueces determinarán la condena en medio de todas estas declaraciones.

Víctor Marcelo Senise y Patricia Sanchez declararon que la culpa de todo la habría tenido la familia biológica de Thiago y su hermana. Además negaron la existencia de maltrato y trabajo infantil. Los jueces dirimirán su fallo entre acusaciones y falencias.

El Ministerio Público Fiscal intenta demostrar las responsabilidades de  Sánchez y  Senise. Ella está acusada de “autora de homicidio calificado por el ensañamiento y por placer en perjuicio de Thiago, y tentativa de homicidio calificado por ensañamiento en perjuicio de L.L.M”. Para su marido se amplió la acusación a partícipe de los mismos delitos. El código penal condena por estos crímenes a la pena máxima.

En diálogo con La Gaceta, Orfeo Maggio, abogado defensor de los acusados, sostiene que “ni siquiera existió un homicidio”. El letrado anticipó que se buscará probar que el niño falleció por un caso de broncoaspiración, una neumonía severa y no como consecuencia de los golpes y heridas que tenían su cuerpo y el de su hermana.