Analía Berruezo.
 
“La ministra Berruezo falseó la realidad para defender lo indefendible” denunció la senadora Gabriela Cerrano y advirtió que “la iglesia católica está realizando una campaña política mintiendo acerca de las posiciones del PO”.
 
“Son todas mentiras” dijo la senadora Gabriela Cerrano sobre las palabras de la ministra de Educación, Analía Berruezo, en la audiencia en la Corte Suprema por el dictado de educación religiosa en las escuelas públicas de la provincia.
 
“Afirmó que en Salta no se reza en las escuelas públicas porque hay una resolución que lo prohíbe desde 2012, que no se enseña una religión en particular sino principios genéricos de las religiones, que los docentes del área no necesitan el aval de la autoridad eclesiástica, que no hay discriminación cuando el Estado solicita a los niños que digan que religión profesan…. Todas mentiras” detalló.
 
La legisladora del Partido Obrero acusó que “una por una, son todas mentiras si observamos los hechos y las prácticas sistemáticas en las escuelas de Salta que todos conocemos”.
 
“Nosotros hemos planteado que se ponga fin a una conducta discriminatoria como reclaman los padres amparistas, que la educación pública debe ser el ámbito de lo universal, del conocimiento científico acreditado, que más allá de nuestro rechazo a que se dicte la religión como materia, rechazamos toda intervención o censura eclesiástica sobre cualquier área del conocimiento, que rechazamos el monopolio que tiene la Universidad Católica en  la formación de profesionales en áreas como derecho, trabajo social o psicología, que deberían dictarse en la UNSa, que en definitiva debe separarse la Iglesia del Estado”, agregó.
 
Finalmente, Cerrano advirtió que “la iglesia católica de Salta está realizando una campaña política desde los pulpitos mintiendo acerca de las posiciones del Partido Obrero”. “El PO defiende la más completa libertad de culto  junto al principio de que la religión es un asunto privado de las personas que tiene su ámbito en los cultos y las iglesias y por eso rechaza la imposición de una religión en la escuela” aclaró.