El intendente de la ciudad de Salta, Gustavo Ruberto Sáenz, no sólo hace spots de gobierno sobre El Milagro con la plata de creyentes y no creyentes, también llama a ateos, agnósticos y no católicos a convertirse.

El intendente Gustavo ruberto Sáenz participó esta mañana de la misa de inicio del triduo del Milagro. Allí hizo referencia a la publicidad oficial de la Intendencia que circuló por estos días y que, lejos de comunicar actos de gobierno, lo muestra predicando el catolicismo con fondos públicos.

En este sentido, le consultaron qué mensaje le dejaría como intendente de todos los salteños, a quienes no profesan la fe católica: “Que crean. En algo tienen que creer” aconsejó el intendente. “No creo que haya alguien que no crea en nada. Que en lo que ellos creen, pongan su fe y su esperanza para que podamos salir adelante”.

El jefe comunal había manifestado días atrás su descontento con la decisión de descolgar el crucifijo de la legislatura y se descargó a través de Twitter: “Una falta de respeto a los salteños, a su fe, su cultura, costumbres y tradiciones, en su casa que haga lo que quiera y sienta, pero la Legislatura es la casa del pueblo salteño, lamento que sus representantes hayan permitido eso!!!”, escribió por entonces.

También le consultaron sobre el mensaje que supone para la clase política en su conjunto, que miles de peregrinos se acerquen a la catedral pidiendo por más trabajo. “Tienen toda la razón del mundo” señaló Ruberto Sáenz, “Vienen a buscar que les solucionemos los problemas con fe y con esperanza. Espero que los políticos sepamos entender el mensaje de ellos, porque ese movimiento de fe nos tiene que dar a nosotros la fortaleza que necesitamos para resolver los verdaderos problemas de la gente”.

Por último, hizo referencia a la posibilidad de una fórmula Urtubey presidente – Sáenz gobernador y señaló que “todavía falta mucho”.