Avanza la causa por el asesinato de un chico de 13 años por parte del sargento Martín Murúa, custodio del cura Mariano Oberlín. El sacerdote lucha contra el paco en una de las zonas más “calientes” de Córdoba.

Sigue adelante la causa por la muerte de un chico de 13 años a manos del sargento Martín Murúa, custodio del cura Mariano Oberlín quien es conocido por luchar contra la droga en uno de los lugares más calientes de Córdoba.

El acusado disparó y mató a Lucas Ruchi, el joven en cuestión, que junto a un adulto intentó robarle al cura cuando limpiaba un terreno baldío para un festejo comunitario. También está detenido David Luna, supuesto acompañante de Ruchi, por robo agravado por el uso de un menor para cometerlo.

“Mientras ocurría todo esto, lo único que podía pensar era que había llegado el momento en que se iban a cumplir los anuncios directos e indirectos que había recibido. Así es que salí corriendo, pero mirando para atrás cada tanto. Hasta que sentí que comenzaron los disparos” afirma la víctima del robo.

Carlos Hairabedian, defensor de Murúa, afirmó a La Nación que el sargento dio la voz de alto antes de disparar y que actuó en defensa propia y del custodiado, por lo que reclamará su sobreseimiento. El abogado de la víctima pedirá la perpetua.