Foto gentileza Naty Soraire

 

Se realizó la primera marcha “por toma de conciencia” ante los diversos casos ocurridos en el Valle de Lerma.

A fines de enero de este año se dio a conocer el terrible caso de una violación ocurrida en El Carril.  La joven contó que al salir del local bailable Prófugos, y luego que la policía se llevara a su novio por disturbios ocurridos, se quedó sola en la parada, momento en que aparecieron dos sujetos en una motocicleta los que se detuvieron e intentaron convencer a la joven de que subiera al rodado para ir a dar una vuelta, a lo que ella se negó y se dio vuelta, pero los sujetos insistieron y la redujeron, circunstancias en que se desvaneció.

Minutos después, se despertó a raíz de los golpes que le daba una joven para que volviera en sí, pues estaba en medio de un pastizal.

Por el estado en que fue hallada, los vecinos alertaron a la policía y minutos después, una ambulancia la trasladó hasta el hospital de esa localidad. La madre de la joven, quien se desempeña como enfermera radicó la denuncia por el ataque sexual sufrido por su hija.

Este es solo uno de los numerosos casos de abusos y violaciones que se produjeron en la zona. Por este motivo y ante la violencia hacia niñas y mujeres y personas de la comunidad LGBT, este fin de semana realizaron una movilización como forma de “toma de conciencia” para que la sociedad perciba los diferentes casos de abusos que aun ocurren.

Foto gentileza Arpias
Foto gentileza Arpias
Foto gentileza Arpias