Aguas del Norte fue habilitada por el ENRESP a limitar el servicio en toda la provincia entre las 8 y las 22. Es el segundo año en que se toma la medida. El Control de Derroche y Uso Racional del Agua Potable se extenderá hasta el 30 de junio.

Por segundo año, el Ente Regulador autorizó a limitar el suministro entre las 8 y las 22. La medida estaba prevista originalmente para después de julio, en meses de sequía.

Radio Salta informó que en el barrio Juan Manuel de Rosas, en la zona norte de la ciudad, los frecuentes cortes de agua y la baja presión condenan a los vecinos a la sequía en días en que las temperaturas superan los 30 grados centígrados.

Aunque el nivel de abastecimiento no llega a cubrir sus necesidades básicas, Aguas del Norte podrá restringir allí el servicio entre las 8 y las 22. La empresa estatal ya fue autorizada por el Ente Regulador de los Servicios Públicos (Enresp) a limitar el recurso no solo en ese barrio sino en toda la provincia.

La medida abarca a toda Salta, desde barrios capitalinos como San Benito, Gauchito Gil, San Rafael, San Nicolás, entre otros, donde las familias aún acarrean tachos para cocinar, hasta las postergadas localidades del interior. Esas limitaciones dejan en evidencia la falta de obras en captación y redes.

Este es el segundo año consecutivo en que Aguas del Norte solicita al Enresp autorización para poner en vigencia el programa Control de Derroche y Uso Racional del Agua Potable, que se extenderá hasta el 30 de junio de 2015.

En ese lapso, de acuerdo con el Artículo 109 del Marco Regulatorio del Agua, la prestataria podrá limitar el servicio entre las 8 y las 22. Esa medida estaba prevista originalmente para el segundo semestre del año, cuando las fuentes de agua tienen sus niveles más bajos. Sin embargo, la crisis hídrica y la floja inversión obligaron a las autoridades a adelantarlo desde enero.

De entrada, los salteños no podrán regar jardines, llenar piletas, lavar automóviles ni veredas. Eso ya es un privilegio para la familia de Rosa Cayo, del barrio Juan Manuel de Rosas. Aunque armaron una pileta de lona para menguar el calor, la baja presión les impide llenarla.

Ayer, Rosa estaba junto a su sobrina Rita González, quien llegó desde Cafayate para pasar las vacaciones en Salta. Sin poder darse un chapuzón, la niña solo sacaba la poca agua acumulada de la pileta.

En esa barriada, casas vecinas ni siquiera están conectadas a la red de agua. Desde hace varios años acceden al recurso a través de conexiones clandestinas y precarias.

En la resolución 31 que se publicó ayer en el Boletín Oficial de Salta, el Enresp remarca que las limitaciones no solo se acentuarán en las zonas con pésimo servicio sino sobre toda la red de abastecimiento.

Rosa Cayo, vecina de Juan Manuel de Rosas, aseguró que “el agua llega sin potencia. El servicio empeora a medida que pasa el tiempo. Hay gente que ni siquiera tiene red”

“Es de público conocimiento la escasez de agua en todo el territorio de la provincia lo que incide en la prestación de los servicios básicos esenciales como el suministro de agua potable en las distintas comunidades, establecimientos educativos y grandes centro urbanos”. Con esa justificación el Ente señaló que “resulta imperioso instrumentar medidas con el objeto de racionalizar el uso del agua”.

También apelaron a la “conciencia de todos los habitantes acerca de las graves consecuencias que provoca la escasez del agua”.

La cultura del no derroche, por cierto, debe ser adoptada por los salteños, sin embargo en barrio La Unión, por citar un caso, no hay alternativas y el servicio deficiente afecta a las familias de la zona.

Regar patios o llenar piletas, como lo expresa el Enresp, no está permitido entre las 8 y las 22. Aquellos usuarios que infrinjan la norma tendrán sanciones económicas que van desde los $200.

Entre enero y noviembre de 2014 se aplicaron 2.042 multas por derroches en la vía pública y 347 por uso abusivo del agua potable. A fines del año pasado, Aguas del Norte difundió que un 30% de las sanciones recayó en barrio Tres Cerritos.