El bloqueo a la designación a dedo de dos jueces de la Corte Suprema, obliga a Macri a ir en búsqueda de votos PJ en el senado. Confía que Urtubey ordene a su hermano Rodolfo y a Cristina Fiore a levantar la mano. J.C. Romero aportará el suyo.

Con apenas 12 senadores propios, Macri está lejos de los dos tercios que precisa de un total de 72 bancas de las cuales el Frente para la Victoria controla 42 voluntades. De allí que el oficialismo macrista ya esté trabajando sobre los gobernadores del PJ para sumar otras humanidades que acerquen a Macri a la cifra mágica de 48 votos, que es lo que necesita para designar de los juristas Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz.

“El miércoles por la noche, en la previa a la jura de Roxana Bertone, en Tierra del Fuego, Frigerio (ministro del Interior de Macri) participó de una cena organizada por el banquero Jorge Brito donde compartió mesa con el senador del FpV, Juan Manuel Abal Medina, con el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, y con José “Pepe” Scioli, hermano de Daniel Scioli”, informó el diario Ámbito Financiero que así contextualiza el clima donde Cambiemos y el gobernador salteño negocian estas cosas.

Y es que el mismo medio asegura que el auxilio de votos que Macri podría recibir hay que buscarlo entre los gobernadores y senadores que asistieron a su jura en el Congreso de la Nación. “Se trata de la columna vertebral de la denominada Liga de Gobernadores del PJ, una unión transitoria de empresas políticas que todavía no debutó de manera autónoma y se sometió a todas las decisiones políticas de Cristina de Kirchner con algunas excepciones. El salteño Urtubey, el ahora exgobernador de San Juan, José Luis Gioja, el riojano Sergio Casas -uno de los primeros en ser recibido por Macri y Frigerio en Casa Rosada-, el tucumano Juan Manzur y el matrimonio de José y Beatriz Rojkes de Alperovich, el formoseño Gildo Insfrán y el radical policromático Gerardo Zamora, desobedecieron a Cristina de Kirchner y acompañaron a Macri ante la Asamblea Legislativa”.

Cada gobernador representa una autopista para acceder al voto de los senadores de sus provincias y el objetivo para intentar dar este batacazo legislativo, enfatiza el medio, “son los senadores salteños Rodolfo Urtubey y Cristina Fiore. La bonaerense María Eugenia Leguizamón, los misioneros Juan Irrazábal y Sandra Giménez, el santafesino Omar Perotti, la catamarqueña Inés Blas y el chubutense Mario Pais. Se trata del lote de desacatados que acudió al Congreso a pesar de la orden de la expresidente de dejar vacías las bancas el día que Macri la sucedió al frente del Poder Ejecutivo Nacional. Aún en este escenario de máxima, los votos no alcanzan para llegar a los dos tercios”.

De allí que la reunión de hoy entre Macri y el Interbloque Federal de Rodríguez Saá también es importante. De ese bloque forma parte el ex gobernador salteño, Juan Carlos Romero, que tras perder las elecciones provinciales con Urtubey en mayo pasado parecía políticamente inhumado, aunque ahora el triunfo de Macri no sólo lo resucitó sino que también lo pone de la misma vereda del propio Urtubey.