La Casa Rosada cree que puede ganarle a Urtubey en Salta con Martín Grande para destruir el proyecto presidencial del salteño que, según los medios nacionales, es uno de los pocos peronistas presidenciable para el 2019.

Esa posibilidad tiene un problema para el gobernador salteño según el portal La Política Online: no tiene garantizado su triunfo en las legislativas del 23 de octubre.

“En las primarias el peronismo sumado se impuso con 37.96% sobre un 24.22% que sacó Cambiemos; pero el candidato del gobernador, Andrés Zottos, sólo consiguió el 30.86% y no le está siendo fácil retener el voto de sus rivales. Cerca de Urtubey admiten que una parte puede fugarse al macrista Martín Grande. “Hay una ola amarilla y no está claro si la podemos parar”, admiten cerca del salteño y reconocen: “si perdemos nos mandan de viaje y se terminó el proyecto presidencial””, enfatiza ese medio.

Ese dato, dice LPO, también llegó a la Casa Rosada y jugaron a fondo enviando a Rogelio Frigerio a nuestra provincia y que habría confirmado a La Casa Rosada que Cambiemos crece y puede ganar. “Si eso ocurre, la carrera política de Urtubey prendería de un hilo: no tiene reelección en 2019 y su sueño presidencial caería por el abismo”, se asegura para luego agregar “pero si al menos gana por un punto, todo cambia y mucho. En el peronismo admiten que es el único con perfil presidenciable que tienen cerca”.

Se lo dijo su hermano, el senador Rodolfo Urtubey, al triunvirato de la CGT que fue al Congreso a pedirle no regalarle la reelección a Macri. “Juan Manuel quiere ser candidato pero hay que apoyarlo”, respondió.

De todos modos, si Urtubey gana el 22 de octubre el problema ya será otro: sus colegas gobernadores y hasta Sergio Massa y Florencio Randazzo están empezando a entablar diálogos, moderando viejos recelos. El respaldo no está cerrado ni de cerca, pero hay conversaciones. Y en el kirchnerismo tampoco lo descartan. Urtubey por ahora prefiere mantenerse a prudente distancia de la ex presidenta: “Si te acercas a ella, lo que te suma, lo perdes por otro lado”, explican cerca suyo. Por eso, hablan de una estrategia en dos tramos, con el requisito previo de ganar Salta. La idea es avanzar en un armado con los gobernadores, Massa y Randazzo, para luego ampliarlo al socialismo santafesino y el Movimiento Popular Neuquino, más otros heridos que el macrismo deje en el camino.

El diagnóstico del salteño es que el kirchnerismo vive un proceso de “disgregación” y quiere esperar a ver en que condiciones llegan al 2019. Si al final del camino, Cristina decide competir por la candidatura presidencial o lanza a Jorge Taiana, en ese momento Urtubey le propondría definir la candidatura en una primaria, para tratar de contener a todo el voto pan peronista. “Se le puede ganar a Macri”, insisten en su entorno.

En el Gobierno saben que esa combinación puede ser peligrosa en un ballotage, si Macri no termina de llegar a más del 50% de imagen positiva. Por eso, quieren eliminar las primarias para dificultar una síntesis opositora y antes de eso, ganar Salta en octubre.