Tras la primera sesión ordinaria del año, en la cámara de Diputados ya se escuchan críticas al jefe del Bloque Justicialista, Alberto Abadía. Además, se habla del operativo del intendente Gustavo Sáenz para erosionar al oficialismo. Detalles del inicio de sesiones. 

La jornada del martes largó agitada en la mañana. Muchos diputados quedaron abrumados por la gran movilización de trabajadores azucareros. En los carteles que portaban los obreros se pedía la expropiación del Ingenio San Isidro. Los bombos se hacían sentir incluso en el despacho de presidencia y un gran sonido informaba el motivo de la protesta a todos los transeúntes.  Adentro, la mayoría de legisladores oficialistas intentaban esquivar a los movileros. Estaba claro que no tenían buenas noticias ante los reclamos. Después de idas y vueltas, los delegados obreros fueron recibidos por Manuel Santiago Godoy, quien les aclaró que es imposible la expropiación, alegando la inviabilidad del negocio para la Provincia. Los ánimos no quedaron bien y varios representantes sindicales cercanos al peronismo quedaron malhumorados por la falta de respuestas positivas.

Como si estuviésemos en un museo -aunque estábamos entre las paredes descascaradas del viejo edificio legislativo- la tarde comenzó con la inauguración de la muestra “Matices de la Naturaleza”, de las artistas Mara González y Silvana Costilla. Estas iniciativas no son nuevas y desde el año pasado se realizan en el hall del primer piso. La ocasión sirve para compartir alguna copa de vino (esta vez fue uno de calidad media baja) y no vienen mal para bajar la aceleración que por momentos imprime la actividad política. Vestida con atuendo blanco con zigzags de colores celestes, amarillos, rosados, verdes y líneas negras, Bettina Romero fue la diputada destacada por su look y por la formalidad de saludar, uno por uno, a los periodistas presentes. La hija del exgobernador tiene en cuenta todos los modales del mundo refinado: elegancia y cordialidad.  

Ya en lo que respecta a la sesión, se aprobó por unanimidad un proyecto que garantiza el derecho de licencia con goce de haberes por el término de cinco días a mujeres que se desempeñen en la Administración Pública, el Poder Judicial, el Ministerio Público, el Poder Legislativo y en los diferentes municipios de la provincia, en caso de haber sido víctimas de violencia de género. “Las consecuencias tanto físicas como psicológicas derivadas del hecho de violencia deben ser atendidas por el Estado haciendo efectiva la protección integral de las víctimas, mediante el otorgamiento de estas licencias especiales se busca garantizar los derechos contenidos en la legislación nacional e internacional”, dijo Lucas Godoy, autor del proyecto. El diputado del Partido Justicialista desde el año pasado viene teniendo un destacado rol en lo que respecta a los temas de género. 

Además, tuvo aprobación un proyecto de resolución que repudia el beneficio otorgado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación a 96 genocidas para evaluar su liberación o prisión domiciliaria. El diputado Arturo Borelli, uno de los autores del proyecto, expresó que mediante este accionar aumenta la cadena de impunidad que sigue creciendo desde la década de los 80. “El pueblo argentino debe luchar por la real sentencia de los represores y genocidas de la última dictadura militar para que la justicia sea eficiente de una vez por todas en el país”, expresó el legislador del Partido Obrero.

Por su parte, el diputado Andrés Suriani manifestó su rechazo y el de todo su bloque al proyecto, argumentando que Argentina transcurre un momento en el que se necesita paz social y la iniciativa atenta contra ese objetivo. “Este es un tema de la Justicia y no podemos inmiscuirnos en su accionar”, opinó el representante del PRO.

La llegada de Alberto Abadía a la presidencia del bloque Justicialista fue una de las cosas más comentadas en los pasillos. Ocurre que sobrevuela una sensación de falta de conducción y una cierta heterogeneidad entre los legisladores del PJ. Abadia no es Pablo Kosiner, que fue presidente de bloque, es un hombre conocido por falta de definiciones. Y si a eso sumamos que el presidente de la comisión de Hacienda, Mario Vilca, poco aporta, similar con lo que sucede con el otro referente de comisión, Antonio Nicolas Taibo, concluimos que entre tres legisladores del Valle de Lerma no hacen uno.

No son pocos los que dicen que Abadía en un principio no quería saber nada con ese puesto pero luego de la típica respuesta de “agarra y después te ayudamos” no le quedó otra que hacerse cargo. Como fuese, lo cierto es que su escaso protagonismo en un lugar clave para la política del oficialismo tempranamente causó fricciones. “Ése es un pícaro”, soltó una fuente cuando este cronista le consultó al respecto. Sin mucha teoría política, el charlatán parlamentario explicó que Abadía se encuentra trabajando más en su futuro posicionamiento político que en bancar a los peronistas adentro del recinto.

Bastante se habló, también, sobre el operativo de Gustavo Sáenz para erosionar al oficialismo en la Cámara Baja. Es sabido ya que el año comenzó con un diputado menos para el PJ. Se fue el “Cata” Rodríguez, y se fue a Cambiemos. La decisión fue influenciada por el intendente capitalino quien también le ofreció a Marcelo Oller Zamar cambiarse de bando. La idea, según se pudo conocer, no le pareció descabellada al médico justicialista de Cachi. Ocurre que Oller Zamar mantiene una feroz disputa con el grupo que encabeza Fany Flores de Guitián, intendenta de la localidad conocida mundialmente por los avistamientos de ovnis, y madre de Liliana, ambas líderes del peronismo histórico de Cachi. Así las cosas, Sáenz tantea posibles aliados entre los que pueden estar el mencionado diputado.

Volviendo a los proyectos aprobados, también se solicitó al Presidente de la Suprema Corte de Justicia de Salta brindar un informe en el cual se detalle el estado procesal de la causa de los  ex detenidos Jorge Moreno y Martín Méndez, a raíz de los conflictos que mantiene el ingenio San Martín de El Tabacal con los trabajadores azucareros despedidos. Moreno y Méndez estuvieron presos desde el 4 de marzo hasta ayer, fueron liberados cuando llevaban más de dos semanas en huelga de hambre. 

Compartir
Artículo anteriorEl forro de los 12
Artículo siguientePara calmar el retobe