El aumento de los costos productivos genera efectos indeseados en los sojeros salteños en donde el costo del transporte le significan 141 dólares por hectárea contra los 93 que pagan en la zona central. Ciertos informes aseguran que esa producción se vuelve inviable.

Así se desprende de un informe elaborado por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) al que accedió La Política Online que precisa que a un productor de Joaquín V. González luego de pagar el flete y los impuestos le quedan u$s 79 por hectárea de margen neto. Esto porque el peso del flete para los productores salteños duplica al que registra un productor que se encuentra a 150 kilómetros de los puertos de la zona de influencia de Rosario.

Según el informe de la entidad rosarina, los productores salteños pagan actualmente un valor del flete aproximado equivalente a unos u$s 141 por hectárea, mientras que un productor de la zona núcleo abona unos u$s 93 por hectárea. El documento remarca que los impuestos al transporte de cargas y peajes tienen una participación del 37,4% sobre la tarifa final del flete; mientras que en salarios, combustibles, costos operativos y de estructura la participación alcanza al 40%. En tanto, la amortización del vehículo tiene un peso del 7% en el costo total de flete, al tiempo que la renta para el transportista es de apenas un 6%, según la BCR. Es decir, el transporte camionero también atraviesa dificultades para reducir sus costos.

La solución al problema que se da en el norte del país debería ser un mayor desarrollo ferroviario y fluvial. “La Argentina debe complementar el transporte por camión, por ferrocarril y por barcaza”, señala la BCR. “Hay que implementar un sistema de transporte integrado y eficiente que haga mínimos los costos logísticos”, agrega. Cabe mencionar que para los productores de soja de las provincias que integran el Plan Belgrano rigen compensaciones oficiales. Hasta el momento se desembolsaron unos u$s 178 millones de dicho programa por ventas realizadas en abril, mayo y junio.