Los gobernadores del PJ se reunirán días antes de las PASO. Buscan conformar una Liga de Gobernadores que tomen distancia de Macri sin ser funcionales a Cristina Kirchner. Del encuentro participará Urtubey que en la primera reunión no estuvo.

Así lo informó el diario Clarín: los caciques del PJ enemistados con la ex presidente se reunirán en Capital -en principio en la casa de Entre Ríos- para emitir un mensaje doble: habrá críticas intensas contra Macri pero distancia y frialdad con Cristina.

Según el mismo medio, lo que motivo la reunión es el reclamo que la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, hizo en la Justicia para que le autoricen 50 mil millones anuales del Fondo del Conurbano.

Ante ello la Corte pidió “opinión” a los gobiernos provinciales y estos asumieron una posición uniforme: si habrá más fondos para Vidal que se saquen de la parte de la torta de la Nación y que no toquen lo destinados a las provincias.

“Usted pida lo que sea pero que a nosotros no nos toquen un peso”, le dijo hace un año Carlos Verna a Vidal en Córdoba. El pampeano será uno de los caciques que se sumará al grupo que se juntó el 17 de mayo donde estuvieron Juan Schiaretti (Córdoba), Domingo Peppo (Chaco), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Lucía Corpacci (Catamarca), la fueguina Rosana Bertone, el riojano Sergio Casas y Juan Manzur (Tucumán). Fuera de agenda, se apareció el vice de Santa Cruz, Pablo González, para defender la posición de Alicia Kirchner que en esos días forcejeaba con la Casa Rosada. El noveno comensal fue el misionero Hugo Passalacqua, radical asociado al PJ.

Para la próxima juntada, además de Verna -enérgico crítico de Macri- se espera a Sergio Uñac (San Juan) y Juan Manuel Urtubey (Salta). La segunda cumbre de la casa de Entre Ríos se convocó, sin inocencia, 10 días antes de la PASO. Los peronistas liguistas tienen duelos personales con Cambiemos en sus provincias y todos quieren ganar. Una foto anti Macri y de “peronismo moderado” dicen que les sirve en sus pagos.

Es un equilibrio difícil y sutil. Los gobernadores quieren mostrarse opositores a Macri pero sin quedar atados a Cristina. Con bloques propios, el PJ liguista quiere tener una herramienta en el Congreso “no para votarle todo a Macri sino para negociar y defender la posición de las provincias, más allá de lo que haga Cristina” le dijo un cacique a Clarín.