María Lapasset aseguró que más de la mitad de los niños salteños entre 1 y 5 años no son controlados desde el punto de vista nutricional. “Los funcionarios del gobierno se preocupan más por disfrazar la muerte con otros nombres”, agregó.

Entre los años 2009 y 2011 murieron por desnutrición 31 chicos guaraníes y más de la mitad de los salteños de 1 a 5 años no son controlados en su estado nutricional. Así lo denunció la referente de Unidad Popular en Salta, María Lapasset.

“Otra vez la muerte de un niño desnutrido convoca la atención de los medios. Otra vez los funcionarios del gobierno provincial se preocupan más por disfrazar esa muerte con otros nombres que por reconocer y atacar el problema de raíz”, señaló la dirigente, según publicó El Tribuno.

En un parte de prensa difundido por el matutino, la dirigente cercana a Víctor De Gennaro afirmó: “Desde nuestro partido sostenemos que el funcionario (intendente, gobernador, presidente) que no sea capaz de terminar con el hambre en el ámbito que le toque gobernar en un plazo de seis meses, debe renunciar a su cargo”.

“Tan convencidos estamos que terminar con el hambre y la desnutrición en nuestros niños debe ser la mayor prioridad de cualquier gobierno, pero además, que es posible. La gestión a realizar es tan sencilla como indispensable: hacer llegar los alimentos (que sobran en nuestra provincia agro ganadera) a las bocas hambrientas (que no deberían existir)”, finalizó.