Al igual que muchos incrédulos de los milagros de la Virgen del Cerro y de su intercesora terrenal María Livia Galliano, la iglesia de Salta jamás la aceptó y creó una comisión para investigarla.

En Salta cualquier sacerdote o párroco puede decir que charla con Jesucristo o cualquier otro “santo” y es señalado como un “bendecido”. Una mujer dice que una virgen se le aparece y es tratada de “loca”. La Iglesia de Salta inició una investigación para analizar el fenómeno de las apariciones de la virgen del cerro y fijó su posición incluso sobre María Livia Galliano de Obeid, a quien le pidieron en 2003 que se realizara un examen psicodiagnóstico para comprobar la veracidad de sus relatos.

La iglesia de Salta emitió dos documentos sobre la cuestión en dos oportunidades: año 2003 y 2006. Allí analizaron “las supuestas revelaciones de la Santísima Virgen a la Señora María Livia Galiano de Obeid y el movimiento espiritual suscitado alrededor de la Ermita construida en el Cerro a la que acuden los fieles, especialmente los días sábado”. Señalaron que se trataba de turismo religioso porque la mayoría de los visitantes no son de Salta.

Según el documento firmado por Mario Antonio Cargnello, Arzobispo de Salta, existe una cronología especifica narrada por Galliano sobre cuando empezaron las apariciones y la trasmisión del mensaje que en el lugar debía construirse un santuario.

Para Cargnello se trata de un fenómeno de “Revelaciones sin contenido”, y describe que esta caracterización según él se debe a  que:
– Hay pronósticos aterradores que no se cumplieron (13 de octubre de 1995 y el 13 de abril de 1996).

– Hubo censura y “nihil obstat” de los Mensajes (26 de noviembre de 1997).

– Se da el peligro de confundir convicciones subjetivas ( por ejemplo la coincidencia de su deseo de construir un Santuario con la llegada de la postal del sobrino desde Bologna) con “revelaciones” de la Virgen.

Finalmente el Arzobispado de Salta en su documento de 2003 señala que por lo expresado la Sra. María Livia Galliano de Obeid y la Comunidad del Monasterio “San Bernardo”de Salta, se han de someter a las indicaciones de la Comisión Arquidiocesana nombrada para investigar. “Galliano de Obeid se ha de abstener de transmitir mensaje alguno de la Santísima Virgen tanto en público como en privado y por ello mismo, no ha de publicar ningún mensaje. Se ha de confiar a la guía de un director espiritual”, y someterse a un estudio psicológico, describen.