¿Cómo se produjo el hallazgo? ¿Por qué no se encontró antes? ¿Quiénes harán la autopsia? Son varias las preguntas que rodean al cuerpo encontrado en el río Chubut.

Si bien nadie -ni la familia- reconoció oficialmente que el cadáver hallado en el río Chubut es el de Santiago Maldonado, todos los indicios apuntan a confirmarlo. El hallazgo se produjo después de tres rastrillajes fallidos. El traslado del cuerpo hasta la Morgue Judicial de Buenos Aires, donde se le efectuarán las pericias para determinar su identificación definitiva, se demoró por las condiciones meteorológicas. Aguardaban su llegada durante la madrugada.

¿Cómo se produjo el hallazgo?

El operativo dispuesto por la justicia comenzó con las primeras luces del 17 de agosto y se extendió hasta el mediodía, cuando a pocos metros de la costa del río Chubut y enredado entre unas ramas de sauce, se produjo el hallazgo. En conferencia de prensa, la familia de Santiago Maldonado, acompañada de la abogada Verónica Heredia y el perito de parte Alejandro Inchaurregui (foto), desmintieron la confirmación que varios medios de prensa habían dado durante la jornada de ayer sobre la efectiva identificación del cadáver. El perito forense que trabaja para la familia dio detalles del modo que se halló el cadáver: “Ayer llegamos al Pu Lof de Cushamen que ya habíamos visitado en varias oportunidades y nos encontramos, a unos tres o cuatro metros de la orilla, un cadáver que estaba flotando, tenía vestimenta”. Incháurregui agregó: “Había que decidir si lo levantábamos y lo trasladábamos, lo que se hizo en condiciones no ideales pero con resultados positivos. Con personal de Prefectura se extrajo el cuerpo, y se lo trasladó a la morgue judicial de Esquel”, explicó.

¿Por qué no se encontró antes si ya habían rastrillado la zona?

Los familiares del joven desaparecido dejaron en claro que no confían “en nadie”, lo cual tiende un manto de sospecha sobre todos los actores intervinientes a lo largo del proceso investigativo iniciado tras la desaparición de Maldonado. “El lugar donde se encontraron los restos no coincide ni con los testimonios de los miembros de la comunidad mapuche, ni con los de los propios gendarmes, ni con las fotos y peritajes”, dijo la doctora Heredia. Consultada sobre la hipótesis del “ahogo” y que el cadáver pueda haber aparecido ahora en el río como producto de la subida de las aguas, Heredia remarcó que el 1° de agosto, el río tenía en esa zona apenas 30 centímetros de profundidad. “Todas estas suposiciones, en este río, en este lugar, eso no es posible”, reiteró.

¿Alguien guió al juez a ese lugar?

Si bien la zona ya había sido rastrillada, hubo algunos indicios que llevaron al juez federal Gustavo Lleral a encaminar la búsqueda del cuerpo en el lugar adonde finalmente fue encontrado. El más contundente fue la declaración del prefecto que había encabezado los procedimientos anteriores, quien sugirió volver a rastrillar el río una vez más dadas las características irregulares y las ramas”existentes en el lugar. “Debería repasarse el río algunas veces más porque tiene muchas zonas irregulares y ramas. Yo haría un repaso completo de todas las zonas”, testimonió el Prefecto Principal Leandro Antonio Ruata de la Prefectura Naval Argentina. En su resolución, fechada el 13 de octubre, donde ordenaba el operativo (cuatro días antes del hallazgo) Lleral explicó que consideró además los testimonios de los mapuches que señalaban el lugar donde Maldonado fue visto por última vez.

¿Por qué no se confirmó que el cadáver es de Maldonado?

Los indicios son más que elocuentes. El cadáver encontrado tenía las ropas que -según los testigos- vestía Maldonado al momento de su desaparición, En uno de los bolsillos del pantalón estaba su documento nacional de identidad. La contextura física y los rasgos que pudieron preservarse a pesar del deterioro lógico del cuerpo se asemejan a los del joven desaparecido. Sin embargo ayer nadie se animó a confirmar oficialmente que se tratara del artesano. El perito Alejandro Inchaurregui señaló que el “cuerpo no ha sido identificado hasta el momento”, ya que “la morgue judicial de Esquel carece de equipos especiales” para realizar la autopsia correspondiente. Además, dijo que “es dificultoso determinar (si la zona donde se encontró el cuerpo es donde murió), y eso es incumbencia de otro tipo de peritos (pero) hay estudios” que lo pueden determinar. Los especialistas dicen que habrá que esperar un estudio de piezas dentarias y el ADN para confirmarlo.

¿Quiénes harán la autopsia?

La fiscalía federal de Chubut pidió que la autopsia fuera efectuada por el Cuerpo Médico Forense dependiente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación”, y que de “la medida participen todas las partes que integran la causa -las cinco querellas y el único imputado de la fuerza sospechada que se presentó en el expediente”.

Según el pedido de la fiscal, la autopsia se deberá realizar bajo el Protocolo Modelo para la Investigación legal de Ejecuciones Extralegales, Arbitrarias y Sumarias de la ONU, que es modelo para una investigación legal o extralegal, ejecuciones sumarias y arbitrarias. Al cierre de esta edición se aguardaba la llegada del avión sanitario demorado por las condiciones climáticas- donde se trasladaba el cuerpo hasta Buenos Aires.

¿Pudieron haber plantado el cuerpo donde lo hallaron?

El hecho de que el cadáver haya sido encontrado 300 metros río arriba del lugar de la represión de Gendarmería, el pasado 1° de agosto y en una zona que, según la comunidad mapuche de Cushamen, era visible desde una loma, hicieron dudar a miembros de la familia e integrantes de organismos de derechos humanos sobre la “espontaneidad” del hallazgo. Sergio Maldonado fue categórico: “Creo que ese cuerpo fue plantado, porque anteriormente no había nada en ese lugar”, sostuvo el hermano del joven desaparecido. Curiosamente lo mismo sugirieron en off algunos funcionarios y una andanada de posteos en redes sociales de dudosa identificación. Claro que cada versión atribuía el “plantado” a diferentes protagonistas.

Fuente: Ámbito