La Red PAR Salta exhorta a desalentar los concursos de belleza. El año pasado desde el Observatorio de Violencia contra las mujeres informaron que el organismo elaboraba un documento que cuestionaba las elecciones de reinas.

El año pasado la entonces presidenta del Observatorio, Alicia Ramos, adelantaba que el organismo elaboraba un documento que cuestionaba las elecciones de reinas.
“Hacen de la mujer un objeto de disfrute, de consumo y de propaganda”, argumentó la directiva en aquella oportunidad. El texto, que tendría el carácter de recomendación a las entidades gubernamentales y legislativas, aún no fue difundido a pesar de haber pasado un año.

Hoy la Red PAR Salta difundió un comunicado en donde exhortan a desalentar los concursos de belleza. Lo compartimos a continuación:

Desde 1928 se desarrollan en nuestro país certámenes de belleza, siendo Miss Argentina el más antiguo, que tienen como objetivo encontrar a la mujer que capture en su imagen el ideal de “belleza argentina”

.

Estos concursos, que suelen tener como requisitos alturas, pesos y edades determinadas, han ido proliferando a lo largo y ancho del país, siendo muchos de ellos impulsados por los gobiernos municipales, provinciales y nacionales.

A pesar de la popularidad y prestigio que han ido adquiriendo a lo largo de los años, estos espacios son altamente nocivos para las mujeres, puesto que establecen estereotipos de belleza prácticamente inalcanzables para la mayoría, estereotipos que suelen fomentar la gordofobia, la bulimia y la anorexia y que rebajan a la mujer a un mero objeto de deseo y de satisfacción del placer masculino.

La perpetuación de imágenes distorsionadas y la imposición de estándares de belleza, a edades cada vez más tempranas, tienden a dinamitar la autoestima de las mujeres y desalientan su formación intelectual (aunque en el último tiempo, en algunos certámenes se exige el cursar carreras universitarias, sin embargo poco y nada cuenta en el momento de evaluación de los cuerpos).

Desde el 2014, son más de 20 ciudades argentinas las que prohibieron o modificaron las categorías de los certámenes porque entienden que la objetivación de los cuerpos es un causal de violencia contra las mujeres. Situación que debe ser considerada especialmente en Salta, una provincia con el índice de femicidios más alto del país y donde este año hubo un incremento del 80% con respecto al año pasado.

En la convicción de que los estereotipos refuerzan la desigualdad entre hombres y mujeres, siendo las últimas víctimas de todo tipo de violencias, desde la Red Par Salta afirmamos la necesidad de desalentar este tipo de concursos para dar lugar a políticas tendientes a fomentar la mayor participación de las mujeres en todos los ámbitos de la vida pública.