Los referentes de la Unión Industrial Argentina cuyo vicepresidente es José Urtubey – hermano de Juan Manuel – insisten en que todo está mal. Criticaron al gobierno nacional, descreen de la recuperación económica y alertaron sobre la persistencia de la actividad industrial a la baja.

La entidad también sostuvo ayer que durante 2014 los conflictos económicos en el país que impactaron en el sector eran “previsibles”. “Era lo que preveíamos”, aseguró el secretario de la entidad fabril, José de Mendiguren, quien consideró que 2014 comenzó “con variables macroeconómicas desalineadas”, según NA. En ese sentido, analizó que “el Gobierno después tomó medidas para equilibrar esas variables al costo de la caída del PBI e inflación, entre otras cuestiones”, informó en un informó el diario El Cronista Comercial.

Admitió que la administración de Cristina Kirchner “en el corto plazo tuvo éxito con la paz cambiaria, lograda con medidas ortodoxas”, pero recalcó que “la tendencia a la baja en la actividad económica está desde hace mucho tiempo”. “Hace cinco años veníamos con una tasa de crecimiento, después llegamos al no crecimiento y ahora a la caída de la actividad, y eso hay que revertirlo”, advirtió.

De Mendiguren criticó al Gobierno al considerar que “no va a atacar la inflación con un plan sistémico”, mientras alertó que hay posibilidades de “profundizar la recesión”. Según su criterio, uno de los principales problemas a resolver es la “falta de inversión”, cuestión que estimó dependerá de “lo que suceda con el frente externo”.

Alertó que en 2015 el país deberá resolver la “escasez de dólares” para lo que consideró “deberá tener una sintonía muy fina”. “El Gobierno está más cerca de llegar a 2016 pidiendo la hora que de dar la vuelta olímpica”, dijo.

Por su parte, el vicepresidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja sostuvo: “El 2014 fue un año como veníamos anunciando desde 2013. Señalamos que teníamos problemas en el canal de exportaciones, por ejemplo”.

“El cuadro de 2014 se dio como pensábamos, pero con mayor intensidad por cuestiones que hacen a la competitividad interna”, aseguró el también presidente de la Coordinadora de Industrias de Productos Alimenticios (Copal).

De ese modo, insistió en que “la realidad de 2014 era previsible”, al tiempo que señaló: “Tenemos una fuerte preocupación de que no aparezcan datos de recuperación”. El empresario pronosticó que “habrá mejores expectativas en la economía doméstica si se soluciona el problema con los fondos buitre”.

El dirigente consideró que el Gobierno en los últimos meses tomó medidas que generaron mejoras en el corto plazo, pero aclaró que “deben articularse con otras para que haya buenos síntomas en la economía”.

Funes de Rioja analizó que “en 2015 el Gobierno debe modificar la política tributaria porque la industria necesita recomponer competitividad”, mientras consideró hacerlo “desde el punto de vista sistémico”.