#3AñosSinLohana Salteña, impulsó la ley de identidad de género, fue la primera travesti argentina con un trabajo estatal, fue candidata a diputada y asesora de legisladoras.

Se cumplen tres años del fallecimiento de la incansable luchadora salteña por los derechos de las personas trans, travestis y transexuales, Lohana Berkins.

“Yo soy travesti, aunque mi DNI diga ‘mujer’. Yo soy Lohana Berkins: travesti. Sino seguimos aceptando que los genitales nos dan la identidad. El travestismo rompe con eso. Nos construimos” y “En un mundo de gusanos capitalistas, hay que tener coraje para ser mariposa”, fueron algunas de sus frases que se convirtieron en bandera de la diversidad sexual Argentina.

En 1994, Lohana fundó la Asociación de Lucha por la Identidad Travesti y Transexual (ALITT), que presidió hasta su fallecimiento. Fue impulsora de la ley 3062 de respeto a la identidad adoptada por travestis y transexuales y aprobada por la Legislatura porteña en 2009.

En 2002, protagonizó una reivindicación fundamental de la visibilización de las personas travestis y trans al anotarse en la Escuela Normal Nº 3 para ser maestra. Frente a la imposibilidad de hacerlo con su nombre, radicó una denuncia en la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, que en una resolución ejemplar ordenó a las autoridades de la escuela que respetaran su identidad de género.

También fue asesora de legisladoras, convirtiéndose así en la primera travesti con un trabajo estatal. Se desempeñó también como asesora de la legisladora porteña Diana Maffía, en temáticas tales como Derechos Humanos, Garantías, Mujer, Niñez, Infancia y Adolescencia.

“Quienes nos asumimos como travestis rechazamos la binariedad, nos situamos en una identidad propia, con el trabajo que eso nos cuesta. Decir ‘soy travesti’ es asumir nuestra propia belleza T, nuestros cuerpos y una cuestión que incluso a veces deja paralizado al feminismo: nosotras tenemos un pene, que no es lo mismo que hablar de falo”, escribía Lohana en Soy seis meses antes de fallecer.