La Policía de Salta irá a juicio por asesinato de barrio sarmiento. Mientras tanto la fuerza brava de Marcelo Lami es cuestionada. Arremete contra mujeres y mutila el ojo de un joven. Los coloridos éxitos de la gestión Urtubey, en materia de seguridad.

Las últimas horas para la policía provincial fueron un verdadero debacle, porque sencillamente quedó expuesta su realidad más cruda: se trata de una institución estatal completamente enfrentada a la razón humana.
Un disparo de paintball produce la pérdida del ojo de un joven oranense, mientras en la zona norte de la ciudad Capital se denuncia a los policías por golpear a mujeres y niños, además de amenazarlos con violaciones.
Para colmo, ahora la Justicia confirmó que la causa por el asesinato en un procedimiento policial en Barrio Sarmiento irá a juicio.
Los cuatro policías implicados en la causa deberán afrontar el proceso judicial, pese a la apelación presentada.
El juicio será contra los policías Fernando Cruz, Claudio Burgos, Carmelo Figueroa y Arias Carlos, por el homicidio calificado de Ernesto Mura Ortiz (42). El asesinato fue el 16 de noviembre de 2013 en barrio Sarmiento de la ciudad de Salta. Ya se concretó el requerimiento fiscal de elevación a juicio.
La fiscal penal 2, Gabriel Buabse (famosa por abalar un informe donde una menor de 9 años podía ser objeto del deseo) fue la que ordenó las detenciones de los efectivos, aunque toda la instrucción está cuestionada por las partes. Como fuera, la llegada a juicio oral y público pondrá a la policía nuevamente en la TV.
Una semana difícil para ocultar lo que pasa en la fuerza azul. La tormenta comenzó el sábado cuando en una gresca entre policías y vecinos de la zona norte terminó en denuncias de un importante calibre.
Tal como publicara Cuarto Poder los vecinos denunciaron que los policías “sacados” golpearon mujeres y niños, además de amenazarlos de muerte y encima con violarlos. Una versión la de amenazar de violación y muerte, que se repite en muchos procedimientos policiales y se mantiene en el tiempo (ver caso Turistas Francesas).
En esta oportunidad la propia policía reconoce que utilizó su nuevo juguete rabioso, las pistolas de paintball: “con el solo propósito de restablecer el orden, la Policía hizo uso de armas paint ball para identificar  a los sospechosos”.
Paradojas de la vida, pero al día siguiente, esas mismas armas cuestionadas desde el comienzo cegaron el ojo de un muchacho en Orán.
Por estas horas son tres los policías “suspendidos” por dispararle a Walter Plaza de 25 años edad, quien días después perdió su ojo izquierdo a raíz del accionar policial. Por el grave incidente, y más allá de los balbuceos radiales de Marcelo Lami (Jefe Policía), se radicó una denuncia contra la Policía, es decir…otra demanda contra la Provincia…
El denunciante de 33 años y hermano de Walter, relató que Infanteria le disparó con sus “armas marcadoras” a escasos dos metros. Un disparo directo al rostro de hermano.
Una “marca” inolvidable.
El resto es historia conocida, aunque la cuenten como quieran….