Hay cuatro detenidos pero sospechan que habría más personas involucradas.

Ayer Las Lajitas se unió para protestar. “Queremos que los responsables se pudran en la cárcel”. Las palabras pertenecen a Mónica, la tía de la menor de 14 años, quien fue abusada sexualmente en la casa de un vecino durante los festejos de Año Nuevo.
Hay cuatro detenidos pero sospechan que habría más personas involucradas. Reclaman que la causa avanza con lentitud.
Mónica teme, además, que los responsables puedan volver a las calles. “Quiero que sean condenados y que se pudran en la cárcel, mientras estén acá, nosotros nos vamos a manifestar pidiendo justicia. El pueblo está con nosotros, todos los vecinos se solidarizaron”, dijo en una emisora local.
Cree, además, que hay otra persona involucrada. “Es lo que le dijeron a mi hermana, hay un video que anda circulando supuestamente”, señaló.
En ese marco, manifestó su malestar por la demora en la realización de la cámara Gesell: la menor tiene turno recién para el 16 de enero.
Mónica compara este caso con el de Miramar (otra menor abusada por un grupo) y asegura que allá se actuó mucho más rápido. Distinto.
Dijo, asimismo, que su sobrina no tiene contención psicológica. La mamá está en estado de shock, y la nena con su mente en blanco. “Mi sobrina está mal, es como que ella no sabe porque está ahí, y no sabe porque le duele tal cosa, y porque nos turnamos para estar con ella, es como que quiere preguntar y por ahí no pregunta”, subrayó.

Por último, dijo que no es la primera vez que ocurre un hecho similar. “Hay casos que conocemos que han sido públicos, y que los violadores andan sueltos, nosotros no queremos que pase eso, este caso no lo vamos a dejar así”, finalizó.