Al igual que en la campaña de 2015, Macri se “peroniza”. Evocó al padre Carlos Mugica e intenta conquistar el voto bonaerense para quitarle poder a Cristina.

Incursión en el principal bastión electoral del kirchnerismo y evocación al padre Carlos Mugica, ícono de la conversión al peronismo de base. Mauricio Macri pisó ayer Florencio Varela junto a María Eugenia Vidal con una apelación directa al votante justicialista: “Estamos acá para tratar de liberarlos de la pobreza, de darle las herramientas para que puedan crecer”.

La incursión presidencial en la tercera sección electoral junto a la gobernadora bonaerense se anticipó al acto de Cristina de Kirchner para celebrar sus 20 mil votos de ventaja sobre Esteban Bullrich en el escrutinio definitivo. La Casa Rosada no sólo va por los votos de Sergio Massa. También apela al votante kirchnerista. Además del desembarco en Varela, hubo otras acciones coordinadas de Cambiemos en el conurbano. En Tigre, primera sección electoral, Gabriela Michetti visitó el taller protegido “Nuestro Lugar”, que trabaja hace más de once años para lograr la inserción laboral de personas con discapacidad mental. Fue acompañada por el titular de ANSES, Udai Tigre, Segundo Cernadas y el presidente de la Comisión Nacional Asesora para la Integración de las Personas con Discapacidad, Javier Ureta.

Pero la campaña de baja intensidad, que comenzará formalmente el 17 de septiembre, también tuvo un capítulo en Vicente López, donde Esteban Bullrich visitó a Jorge Macri y a Soledad Martínez. En Lanús, Néstor Grindetti y la secretaria de Hábitat y Desarrollo Humano de la Nación, Marina Klemensiewicz, visitaron diferentes trabajos ejecutados en el Núcleo de Innovación y Desarrollo de Oportunidades y en el Parque Lineal.

En Florencio Varela, por la mañana, Macri sostuvo ante los trabajadores de un centro comunitario que “estamos acá para tratar de liberarlos de la pobreza, de darle las herramientas para que puedan crecer”, y exhortó a “trabajar juntos” y a “no generar expectativas que después no se verifiquen en la realidad”.

El Presidente dijo que “tenemos que arrimarles esas herramientas que les permitan a ellos, a partir de su propio trabajo y de su propio esfuerzo, salir adelante para lograr lo que todos queremos en este mundo, que es ser felices”.

En lo que pareció un mensaje tácito a Cristina de Kirchner, el Jefe de Estado agregó: “No podemos frustrar más a ningún argentino, no podemos crear más ninguna expectativa que después no se verifique en la realidad de todos los días. No estamos acá para lograr la supervivencia de los que están en la pobreza, sino para liberarlos de ella, para darles las herramientas para que puedan crecer, porque no son pobres, están pobres”.

“Lo que estamos haciendo es lo lógico, lo correcto, es lo que nos va a llevar a que cada día tengamos más gente integrada, más gente comprometida en hacer crecer la vida diaria de los argentinos”, para instar a que “no aceptemos más mentiras ni excusas, demos la batalla por un sistema educativo de calidad”, dijo el Presidente.

Macri recordó la tarea pastoral y social que desarrolló el Padre Carlos Mugica, reconocido como “el cura de los pobres”, y asesinado en Villa Luro en el año 1974 por fuerzas parapoliciales. “El padre Mugica, que tiene mucho que ver con esto, decía hay que trabajar juntos y eso es lo que nosotros sentimos: que si trabajamos juntos, que si los apoyamos a ustedes, con esa historia de tantos años de reconocimiento, de compromiso, y tenemos continuidad” se logrará la integración social “porque no podemos frustrar más a ningún argentino, ni generar ninguna expectativa que después no se verifique en la realidad”, aseveró el Jefe de Estado.

Destacó el Presidente que “el esfuerzo y el compromiso de cada uno cuenta, que cada uno asuma que nos tenemos que decir la verdad cuenta, y hay que decirnos la verdad de lo que pasa para poder resolver los problemas”, y mencionó como “un eje fundamental” para elevar las condiciones de vida a “la mejora de la calidad de la educación pública”. Macri instó a “dar esa batalla en serio para que los chicos realmente ingresen al colegio con todas las posibilidades y lo terminen para poder insertarse en la vida laboral, crecer y desarrollarse, lo podemos mejorar, nada está escrito, que todo depende de cuál sea el nivel de compromiso de cada uno de los argentinos”.

Por su parte, la gobernadora Vidal afirmó que “vinimos hasta acá para quedarnos, para acompañar a la gente, porque no queremos la supervivencia de los que viven en la provincia, queremos que se superen y que sus hijos puedan tener un futuro mejor” y le agradeció al Presidente de la Nación por su “apoyo” para llevar adelante estas obras que mejoran la calidad de vida de los ciudadanos”.

Fuente: Ámbito