Se trata de varios chats de conversación de Gaspar Cinco con distintos testigos a los que informó de su plan homicida hacia Amir Párraga e incluso hizo ofrecimientos para deshacerse del pequeño de dos años, a quien finalmente mató envenenándolo con un compuesto de ácido cianhídrico. 

Estos y otros detalles surgen del requerimiento de juicio presentado por el fiscal penal Ramiro Ramos Ossorio.

Prensa oficial recalca el rol de “periodista y docente” de  Franco Rodrigo Gaspar Cinco y la hipótesis criminal que terminó con la vida de Alejadra Párraga y su hijo Amir, el fiscal señaló que el imputado “aprovecho” la relación de confianza obtenida a partir de la relación sentimental que había iniciado con la madre del pequeño.

Incluso -agregó el fiscal- Gaspar Cinco se mostró “preocupado” por la salud del niño. Sin embargo y “con total desprecio por la vida humana y a sabiendas que podía poner en riesgo la vida de Alejandra Párraga o de cualquier otro integrante de su grupo familiar, le entregó la botella para que Alejandra le de de beber el líquido contenido a Amir en el dormitorio”.

“De ésta manera puso también a disposición de la joven la sustancia letal, incluso a riesgo de que ella misma u otro de los presentes tomaran contacto con la misma, repárese que en el domicilio se encontraba (junto a Alejandra y Amir) otro niño de 3 años”.

Madre e hijo, cabe recordar, murieron el 5 de junio pasado como consecuencia de la ingesta de un compuesto que contenía “ácido cianhídrico”, hecho ocurrido en la casa de la familia Párraga, en la calle Gorriti al 400, en Villa Cristina.

Alejandra Párraga, según las actuaciones, había iniciado una relación sentimental con el acusado, quien no aceptaba que su novia presté mayor atención a su hijo, Amir, de dos años, por lo que trató de matar al menor durante una visita de la familia al dique Cabra Corral, hecho por el cual, la semana pasada se le amplió la imputación penal a Gaspar Cinco por el delito de “tentativa de homicidio”.

Según lo expuesto por el fiscal, el acusado y Alejandra Párraga “habían iniciado una relación sentimental desde hacía un corto tiempo, a partir de la cual el imputado comenzó inclusive a frecuentar el domicilio de Alejandra, pergeñando desde dicho momento, la decisión de acabar con la vida del hijo de su pareja, el pequeño Amir Alejandro Párraga, de tan solo dos años de edad.”.

Para lograr este cometido, Gaspar Cinco planeó envenenar al menor y, para ello, ideó darle de beber “agua bendita”. “Es dable destacar que el acusado un día antes le había sugerido a Alejandra que le diera de beber “agua bendita” al niño, por cuanto Amir se encontraba muy molesto por estar enfermo.”.

Ramos Ossorio agregó que “la joven Alejandra Párraga desconocía como conseguir la misma”, hecho que aprovechado por “el propio acusado, quien se comprometió a llevarle, y así lo hizo al día siguiente, entregándole a su novia una botella, de color violeta, en la que había diluido el veneno, simulando el mismo que se trataba del “agua bendita”, y que ésta tendría como efecto el de “tranquilizar” a Amir.”.

Para asegurarse ese resultado, sostuvo el fiscal, Gaspar Cinco “también le llevó unos caramelos “gomita” y un yogurt al niño”, detalle que sobresale, pues, de otras pruebas reunidas, quedó probado para la fiscalía que el acusado no quería al menor, aunque esta vez se mostró amable con el único objetivo de, por un lado, lograr que el menor bebiera de la botella. Y por el otro, evitar sospechas en su contra.

Desenlace fatal

En su relato de los hecho, el fiscal afirmó que “inmediatamente después de beber el líquido que contenía la botella de plástico color violeta, el niño Amir sufrió de manera fulminante el efecto del veneno y evidenció visibles problemas para respirar, llegando sólo a producir un grito de desesperación”.

El grito del menor, generó una gran conmoción en la vivienda, pues movilizó a todos los familiares. “En dicho contexto, tanto el abuelo paterno del niño y las hermanas de la víctima, Gabriela y Mariana Cecilia Párraga, procuraron colaborar en la atención primaria del niño Amir, notando que Alejandra se encontraba transitando también por un periodo de inconsciencia, asumiendo que la misma respondía a la crítica situación que atravesaba su hijo, cuando en realidad, la misma se encontraba experimentando el deterioro en su salud producido por el contacto directo con el cianuro que momentos antes le fuera facilitado por el encartado.”.

“Pese a la celeridad en que ambos damnificados recibieron asistencia médica, no fue posible evitar el riesgo de vida creado,  falleciendo Amir Alejandro Párraga a hs. 17:25 en el Hospital Privado Santa Clara de Asis -SAP del Niño Jesús- Nosocomio al que fue llevado por sus abuelos (por ser el más cercano al domicilio), al ver que el pequeño no reaccionaba a las tareas de reanimación que ellos le practicaban, mientras que, el deceso de Alejandra Ximena Párraga se produjo a hs. 17:43, treinta minutos después de haber arribado al Hospital San Bernardo.”.

Sobre el deceso de las víctimas, el fiscal señaló, como causa de muerte de Amir, “intoxicación con ácido cianhídrico”, mientras que la muerte de su madre fue producida por “edema agudo de pulmón no cardigénico secundario a contacto con ácido cianhídrico”.

En tal sentido, el fiscal explicó que “los informes del Gabinete de Medicina Legal del Cuerpo de Investigaciones Fiscales realizados a partir de las muestras obtenidas de los cuerpos de las víctimas, indicaron, en relación al niño Amir, edema y vaso congestión de vía respiratoria alta, necrosis gástrica de tipo coagulativa, marcada congestión esofágica, vaso congestión renal y hepática, edema y hemorragia pulmonar, vaso congestión y edema cerebral y vaso congestión pericárdica”. Respecto a Alejandra Párraga, en tanto, se señala las siguientes lesiones: “erosión de epitelio esofágico, necrosis gástrica de tipo coagulativa y signos de hipoxia, vaso congestión visceral generalizada, edema y hemorragia pulmonar”.

Calificación penal

En vista de estos elementos, y otras pruebas más reunidas a lo largo de la investigación, el fiscal solicitó esta mañana al Juzgado de Garantías, requerimiento de juicio mediante, que se gire las actuaciones al Tribunal de Juicio a fin de que Gaspar Cinco sea juzgado por los delitos de  “homicidio simple en grado de tentativa” en perjuicio de Amir Párraga; “homicidio calificado por el medio empleado (veneno)” en perjuicio de Amir Párraga; y “homicidio  doblemente calificado por la relación de pareja y por el medio utilizado” en perjuicio de Alejandra Ximena Párraga, todo ello en concurso real y en calidad de autor material.

Compartir
Artículo anteriorAdheridos
Artículo siguienteLa fiscal de las obras