Con la presencia de gobernador como el salteño Urtubey, el presidente Macri presentará las reformas que impulsará tras el triunfo electoral. Incluyen cambios tributarios, previsionales, laborales, baja de subsidios.

Será este mediodía y según los medios nacionales, el anuncio será más bien conceptual. El lugar elegido es el Centro Cultural Kirchner frente a un auditorio compuesto por gobernadores, legisladores, jueces, sindicalistas, empresarios y otros dirigentes. Las negociaciones finas arrancarán luego del acto, con reuniones por sectores y prioridad en los mandatarios provinciales, por el paquete de iniciativas en discusión y la traducción directa que tendrá en el Congreso en los diputados y senadores bajo su órbita.

El triunfo electoral del domingo pasado es el trasfondo que impulsa al Presidente a armar una convocatoria para anunciar ante referentes de diferentes sectores las reformas que buscará implementar con el Gobierno ya fortalecido por las legislativas, aunque todavía sin mayoría propia en el Congreso.

El paquete incluiría el cambio en la fórmula para ajustar los haberes jubilatorios, pensiones, la asignación universal por hijo y otras prestaciones sociales, con una actualización por la inflación y de manera trimestral. Entre las reformas económicas, políticas, educativas y judiciales -“en todos los campos”, en palabras del Presidente-, con el objetivo de reducir el déficit fiscal también estará previsto el aumento de 50 centavos por mes para los boletos de colectivos y trenes, para bajar los subsidios al transporte público; una suba de tarifas de luz y gas de alrededor de 35% en diciembre y otras dos de 20% para 2018; la eliminación de los aportes patronales para los salarios menores a $10.000; la deducción de parte del Impuesto al Cheque de Ganancias; la reducción de la alícuota de este último tributo del 35% a 25% para las empresas que reinviertan sus utilidades; gravar las inversiones mayores a $ 1,4 millones en bonos, plazos fijos y Lebacs; y el incremento de las cargas a las gaseosas, bebidas alcohólicas y cigarrillos, entre otros puntos.

En caso de prosperar la modificación de la Ley de Movilidad, el nuevo cálculo para los haberes y prestaciones de la Seguridad Social recomendado por el FMI y la OCDE implicaría una reducción de más de $ 100 mil millones en el presupuesto tomando el caso del año próximo.

La clave hacia afuera serán los gobernadores quienes – según los analistas – no se opondrán demasiado al cambio en la fórmula para los haberes y la discusión se concentraría en otra parte, por ejemplo la baja de Ingresos Brutos y sellos y la Reforma Tributaria. Los gobernadores, invitados este mediodía al CCK, tendrán cita aparte con el Presidente el 9 de noviembre, en la Quinta de Olivos. Pero antes Nicolás Dujovne les dará detalles de las propuestas y habrá reuniones técnicas para intentar acercar posiciones en el complejo rompecabezas conformado por la reforma tributaria, la ley de Responsabilidad Fiscal, el reparto de los recursos entre Nación y las provincias, los sistemas previsionales (que la Casa Rosada buscará “armonizar”) y el reclamo de María Eugenia Vidal por el Fondo del Conurbano, entre otras discusiones cruzadas.

Compartir
Artículo anteriorVengo por el aviso
Artículo siguienteVulnerables