La semana pasada el Registro Civil anunció con bombos y platillos que podía emitir autorizaciones para viajar a menores. Los escribanos no están de acuerdo.

El Colegio de Escribanos de Salta salió con los tapones de punta. Emitieron un comunicado en el que advierten que son de “dudosa validez” las autorizaciones para menores que viajan por el país o al exterior que comenzó a emitir el Registro Civil.
Matías Assennato, titular de la entidad, había anunciado con bombos y platillos (después de todo no tiene mucho más que anunciar) que el organismo que él dirige iba a emitir estas autorizaciones, con un costo supuestamente muy por debajo de lo que suelen cobrar los escribanos para meterle la firma.
Los escribanos se pusieron como locos, básicamente porque les tocaron el bolsillo.
La vocal de la comisión directiva del Colegio de Escribanos, Paula Coll, manifestó en una emisora local estos nuevos permisos son de “dudosa validez y podrían llegar a tener problemas cuando emprendan el viaje”.
Coll aseguró, además, que no hay ninguna ley provincial que autorice lo que está haciendo el Registro Civil y los Juzgados de Paz.
“Si una persona comparece ante un escribano tiene la certeza que no va a tener problemas cuando vaya a salir del país”, sostuvo.
“Si uno va a un Registro Civil tiene que sacar un número, lo atenderá un empleado que no es Escribano ni Abogado que le pueda dar un buen asesoramiento porque no todos los casos son iguales”, manifestó la profesional.

Agregó que las autorizaciones en el Registro Civil son de $800 a $2000, mientras los Escribanos hace una autorización más amplia y tienen casi los mismos costos, alcanzando hasta los 2500 de acuerdo al tiempo que comprenda el permiso.