Miguel Nanni se suma  a la deskirchnerización de los espacios públicos. Presentó un proyecto para cambiarle el nombre al Centro Cultural Kirchner porque no corresponde que una persona “que despierta tanta pasión” sea homenajeado.

El argumento del proyecto que lleva la firma del diputado radical salteño es simple: “No corresponde que el nombre de una persona que despierta tanta pasión y tanta resistencia se use en semejante obra”, dijo el diputado nacional por Salta, que presentó la semana pasada su proyecto y anticipó que, tras el receso del Parlamento, será tratado en la comisión de Legislación General.

El moderno edificio remozado donde funcionó el histórico Palacio de Correos, fue inaugurado el 21 de mayo pasado y ni bien asumió Macri la cuestión del nombre se convirtió en prioritaria para los hombres y mujeres de Cambiemos.

Lo que hace el proyecto de Resolución de Miguel Nanni es montarse sobre esa iniciativa surgida del Poder Ejecutivo: “Yo lo presenté la semana pasada y mi argumento no es tan sólo por los últimos hechos acontecidos de corrupción, sino porque hay que tomar un poco de distancia en el tiempo para juzgar a una persona y ponerle su nombre a este centro cultural”, manifestó. Nanni sostuvo que “la distancia y la pasión aún no le permiten a la sociedad ver ni lo bueno ni lo malo” del fallecido expresidente peronista. El diputado radical afirmó que su proyecto de resolución no tiene “ningún ánimo revanchismo”.

Tras unos meses en que permaneció cerrado con el fin de terminar obras, el CCK reabrió sus puertas hace dos meses con conferencias, visitas, exposiciones y espectáculos musicales gratuitos, como venía funcionando durante la Presidencia de Cristina Kirchner. La cartera de Lombardi sí cambió la gráfica institucional del centro cultural pero conservó la abreviatura del nombre del edificio.