Se siente afortunada: a diferencia de la mayoría de las mujeres trans no terminó en la calle ni prostituyéndose. Se llama Camila Maza, vive en Salta, es actriz y cantante, mujer trans y candidata a concejal por el Partido de la Victoria.

Camila tiene 29 años y recibió la atención del portal nacional Infobae a quien la salteña le relató que “A los 11 años yo ya tenía claro que quería ser Camila y a los 14 comencé a hacer la transición”. Su madre se enteró leyendo un cuaderno – “mis bitácoras”- en donde Camila escribía lo que sentía en femenino.

“Por ejemplo: no estoy contenta con la imagen de mí que veo en el espejo. Para mi madre fue duro pero lo entendió y me contuvo mucho. Ella me decía: ‘vos podés hacer lo que quieras, ser lo que quieras ser, pero siempre con la frente en alto. Y gracias a ese apoyo no terminé en la calle ejerciendo la prostitución. A mí no me echaron de casa, pero esa no es la suerte que corren la mayoría de las chicas como yo”.

Hubo, en su caso, dos anillos de protección. Su madre fue uno, el mundo artístico, el otro. “Siempre hay discriminación pero a mí no me importaba”, dice. A los 17 años estrenó su primer espectáculo bajo el nombre artístico con el que se la conoce en Salta: Camila Spears. “Fue una remake de un tour de Britney Spears en un teatro de monjas. Desde ahí no paré: hoy hago animaciones, eventos y despedidas de solteras”.

Fue este año que, después de varios ofrecimientos, finalmente aceptó incursionar en la política y se convirtió en la primera candidata a concejal trans de Salta. Su lista se llama Militancia y compromiso social y pertenece al Partido de la Victoria. “Mi idea es llegar al Concejo Deliberante y hacerle fuerza al cupo laboral trans, que está muy trabado. Y no sólo desde lo público sino lograr que se involucre el sector privado. Por ejemplo, que una persona trans pueda trabajar en un hotel atendiendo a los turistas, atender un negocio en el shopping o un local de comida”.

También quiere ocuparse de otros temas, como el trabajo en negro que hay en su ciudad y crear una app para que los ciudadanos puedan hacer llegar sus reclamos a los concejaes de manera directa. “Yo no sé si me considero una persona de la política pero sí me considero una trabajadora social. Así que gane o no yo voy a seguir trabajando, yendo también a los comedores, para ayudar a los que no tuvieron la suerte que tuve yo”.