El Instituto Nacional de las Mujeres midió la desigualdad de género que hay en la Argentina en aspectos económicos y sociales.

Un indicador nacional muestra por primera vez la desigualdad de género que hay en la Argentina. El Instituto Nacional de las Mujeres (INAM) publicó indicadores que analizan aspectos sociales y económicos, como la brecha salarial, que beneficia a los hombres en un 26,2% en promedio.

Los “Indicadores nacionales de género” analizados tienen en cuenta el trabajo remunerado y el no remunerado (doméstico y de cuidado), y muestran que las mujeres trabajan, en promedio, 57 horas por semana, es decir, siete más que los varones.

Al desglosar ambos tipos de ocupaciones, el informe reveló que los varones dedican 17 horas por semana al trabajo no remunerado y las mujeres 42, lo que reduce “de manera significativa” sus posibilidades de dedicar más tiempo a un empleo pago.

Los indicadores fueron elaborados por el Observatorio Nacional de la Violencia contra las Mujeres, que depende del INAM, a partir del concepto de “autonomía”, es decir “la capacidad y condiciones concretas de las mujeres para tomar libremente las decisiones que afectan su vida”.

Dentro de las estadísticas también figura la composición social en las familias: el informe señaló que el 26,7% de las mujeres jefas de hogar están en un hogar monoparental, mientras que sólo el 3,7% de los varones conduce ese tipo de hogares.

Del total de jefas y jefes de hogar, el 41,6% son mujeres y el 58,4% son hombres, según los indicadores del INAM.

Otro apartado del informe se refirió a la “autonomía en la toma de decisiones”. Allí se destacaron los siguientes datos: sólo el 9,5% de las intendencias del país son ocupadas por mujeres, mientras que hay un 16,7% de gobernadoras provinciales.

Los indicadores fueron elaborados a partir de varias fuentes, como la encuesta permanente de hogares, datos del Ministerio del Interior de la Nación y del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), entre otros.