La Unidad de Información Financiera, finalmente informó al juez Casanello que el presidente “conformaría” el directorio de la empresa Kagemusha radicada en Panamá en 1981.

La Unidad de Investigación Financiera (UIF) le informó al juez Sebastián Casanello que el presidente Mauricio Macri “conformaría” el directorio de la empresa Kagemusha, radicada en Panamá en 1981, aunque esa firma no mantendría propiedades en ese país ni actividad comercial declarada. El organismo aportó la documentación en el marco de la causa de los Panamá Papers. Según esos archivos, el titular de la empresa es el padre del Jefe de Estado, el empresario Franco Macri, y en el directorio figura también un hermano del actual presidente, Gianfranco Macri.

El reporte de la UIF, que utiliza el potencial “para consignar cada uno de los datos aportados”, detalla que Kagemusha se encuentra activa, aunque “en la lista de sociedades con riesgo de ser disuelta por el no pago de los impuestos anuales”. También destaca que la firma panameña no cuenta con “antecedentes criminales ni se encontraría vinculada a procesos relacionados con drogas o criminalidad organizada“. Pese a estar radicada en Panamá, el reporte de la UIF precisa que “la empresa en cuestión no mantendría propiedades en Panamá ni actividad comercial declarada”. Este dato podría ser usado por Macri en su defensa porque Kagemusha no tiene actividades económicas al menos en Panamá.

La UIF le aclaró a Casanello que el aporte “puede ser considerado solamente como información de inteligencia”, que “no es válida para procesos jurídicos” y “no puede ser utilizada como prueba”.

El reporte confirma varios datos que ya habían sido publicados en los medios. “Kagemusha se encontraría registrada en la República de Panamá bajo el folio 71446 (S), inscripta el 11 de mayo de 1981, con un capital social de diez mil dólares, con domicilio en la provincia de Panamá y suscripta por Rodrigo Arosemena y Eloy Benedetti“, agregó el organismo de control. Benedetti es un abogado panameño y Arosemena aparece como un empresario vinculado al rubro de las comunicaciones.

El reporte se sumó a la causa conocida como Panamá Papers, en la que Macri está imputado por presunta “omisión maliciosa” debido a que la firma de Panamá y otra con sede en Bahamas, Fleg Trading Ltd, no habrían sido incluídas en sus declaraciones juradas. Esta última operó en Brasil e incluso formó parte mayoritaria de otra empresa del holding familiar, Owners do Brasil Participacoes, que se usó para pagar un préstamo otorgado en 1996 por el Hotel Nuraghe Protorotondo, propiedad de Giorgo Nocella, un íntimo amigo de Franco Macri.

En el marco de la investigación judicial, y por pedido del fiscal Federico Delgado, Casanello ya libró exhortos a Uruguay, Reino Unido, Irlanda, Panamá y Brasil por las empresas de la familia Macri y le pidió a la AFIP las declaraciones juradas del Impuesto a las Ganancias y Bienes Personales de Francisco Macri, Gianfranco Macri y Mariano Macri entre los años 2012 y 2014. También se pidió al Banco Central que requiera a todas las entidades financieras del país datos sobre las cuentas bancarias en las que el presidente haya participado como titular y apoderado a partir del 1 de enero de 2016 hasta la actualidad, así como y los movimientos de los fondos.

Una de las derivaciones de este expediente fue la imputación del actual intendente de Lanús, Néstor Grindetti, por enriquecimiento ilícito. El fiscal federal Patricio Evers pidió investigar hoy al ex ministro de Hacienda porteño a raíz de su participación en empresas off shore.

La causa judicial generó roces entre Macri y Elisa Carrió, aunque en publico la diputada respaldó al presidente. “Me mostró la documentación, la sociedad es de Franco Macri, el señor Mauricio Macri no tiene nada que ver”, sentenció Carrió dos meses atrás. En cambio, fue muy dura con Grindetti: “La situación de Néstor Grindetti es inexplicable”, dijo. Y agregó: “Siempre sospeché que era un corrupto y no me equivoqué”.

Fuente. Clarín