El cine Hoyts irá a juicio por no permitir el ingreso de alimentos obtenidos fuera de sus instalaciones. La demanda asegura que la empresa no puede limitar la libertad de los consumidores.

Todos hemos ingresado sánguches y una Coca al cine del shopping. Especialmente en estos tiempos en los que los precios de las entradas y de cualquiera de los productos que se venden en el lugar se parecen a los del bar de un aeropuerto. La maniobra siempre va acompañada por sensaciones de vértigo y paranoia. Nadie quiere ser sorprendido consumiendo los alimentos foráneos, así que se toman precauciones: se esconde todo en la mochila o cartera, se abren las gaseosas durante una escena de acción que tape los sonidos clásicos de la botella recién estrenada.

Ahora, todos los que no queremos regalarle dinero de más a Hoyts tenemos un héroe en quien encolumnarnos: Daniel Paganetti demandó a la cadena de cines y la llevará a juicio por no permitir el ingreso con alimentos obtenidos fuera del local.

Según informó Nuevo Diario, la fecha para la audiencia está fijada para el 15 de marzo de 2018. La presentación fue realizada en el Juzgado de Primera Instancia de 10º Nominación, a cargo de Viviana Acuña y se fundamenta en los nuevos derechos del consumidor establecido en el nuevo Código Civil vigente desde 2015, en el artículo 1.099, que indica: “Están prohibidas las prácticas que limitan la libertad de contratar del consumidor, en especial, las que subordinan la provisión de productos o servicios a la adquisición simultánea de otros, y otras similares que persigan el mismo objetivo”.

El matutino agregó que la ley de Defensa del Consumidor (24.240) establece que son abusivas las cláusulas que “importen renuncia o restricción de los derechos del consumidor o amplíen los derechos de la otra parte”. Y que, al mismo tiempo, contradice la ley de Defensa de Competencia (25.156), cuyo artículo 2 prohíbe “subordinar la venta de un bien a la adquisición de otro o a la utilización de un servicio”.

“El cine en todo el país establece una prohibición que es abusiva que restringe el derecho de los consumidores con la única finalidad de proteger sus altos precios. Pretendemos que el juez declare abusiva la prohibición y ordene que cualquiera pueda entrar al cine con cualquier producto”, comentó el demandante.