La ministra de Seguridad – Patricia Bullrich – y el de Justicia – Germán Garavano – apoyaron el operativo en el sur del país en donde fue asesinado un joven manifestante.  Advirtieron que “no aceptarán ninguna orden ilegal” aunque provenga de un juez.

Los ministros señalaron que los mapuches de la comunidad de Villa Mascardi tenían armas de grueso calibre y “estaban en una formación de tipo militar”, aunque no se reportaron heridos entre los efectivos de las fuerzas de seguridad. “No reconocen al Estado ni la Constitución, son grupos violentos que no respetan la ley”, definieron. Y prometieron “cuidar a los argentinos que viven en el sur” del país.

Con un contundente apoyo al accionar de la Prefectura, que el sábado reprimió a la comunidad mapuche Lafken Wuinkuñ Mapu, en Villa Mascardi, donde fue asesinado un joven de 21 años de un tiro en la espalda, los ministros Germán Garavano (Justicia) y Patricia Bullrich (Seguridad), respaldaron el operativo represivo de las fuerzas de seguridad y advirtieron que “no aceptarán ninguna orden ilegal” ni aunque provenga de un juez.

“El juez necesitará elementos probatorios, nosotros no”, dejó en claro la ministra Bullrich al ser consultada por si había imágenes o balas que prueben que los integrantes de la comunidad mapuche tenía armas de fuego como para justificar el ataque de los efectivos. “Nosotros no tenemos que probar lo que hace una fuerza de seguridad en el marco de una tarea emanada de una orden judicial. La Prefectura Naval fue a enfrentarse con un grupo violento. El juez tendrá que ir a buscar las pruebas y está perdiendo bastantes días”, sostuvo la ministra