El jefe de Gabinete, Marcos Peña, anunció que Macri firmó un Decreto que crea el Ente Nacional de Comunicaciones por el cual se absorberá al AFSCA y la AFTIC que dejarán de existir a partir del lunes. Propone anular la Ley de Medios.

Anticipó, además, que se “sacarán los cepos a la industria (de las comunicaciones) para que hayan más inversiones” y confirmó que el oficialismo propondrá la creación de una comisión bicameral en el Congreso “con el mandato de discutir una nueva ley de comunicaciones, que integre la Ley de Medios y la Ley de Tecnologías de la Comunicación”, ya que, en su criterio, esas normativas “solo sirvieron como armas de esa guerra” contra las empresas periodísticas.

“Hoy se termina la guerra contra el periodismo y empieza el siglo XXI en lo que tiene que ver con las comunicaciones”, fue el inédito concepto que usó el jefe de ministros del gobierno nacional para anunciar la disolución por decreto de los dos organismos creados por leyes votadas por Congreso, uno para hacer cumplir la Ley de Medios y otro para regular las telecomunicaciones.

El Enacom “regulará las comunicaciones”, estará presidido por Miguel de Gogoy, el interventor del AFSCA y tendrá “representación parlamentaria”, es decir que de él participarán todos los partidos políticos.

Además, el funcionario sostuvo que ambos organismos fueron “colonizados por La Cámpora como herramientas políticas” en medio de “una guerra cuyo saldo fue malo para todos” y que es producto de “una argentina dividida”. En el mismo sentido, acusó al gobierno de Cristina Kirchner de avanzar “contra el trabajo del periodismo y dividir (a los profesionales de los medios) entre buenos y malos”, según su óptica.

Con la disolución de la AFSCA y la AFTIC finaliza también la intervención decretada la semana pasada y transgrediendo las leyes avalaban la permanencia de sus autoridades por dos años más. Según Peña, “quedó claro que el principal objeto” de esos organismos “no fue aplicar la Ley de Medios, sino ser un arma contra el periodismo, uno de los objetivos del kirchnerismo”. Tanto esa norma como la Ley de Telecomunicaciones “fueron pensadas con la misma lógica en el marco de otro capítulo de esa guerra” supuestamente abierta contra los medios.

Sobre la Ley de Medios también dijo que se trataba de una “ley del siglo XX” que no se adecuaba a la actualidad tecnológica y anunció que “se propondrá” la creación de una bicameral para que se discuta una norma que reemplace esa ley que fue aprobada por el Congreso luego de ser consensuada en una discusión que durante más de dos años recorrió todo el país y de la que participaron especialistas, universidades, medios de comunicación alternativos y dueños de medios.

El decreto de Macri que disuelve la AFSCA y la AFTIC y propone anular la Ley de Medios incluye, según Peña, un segundo punto: “Sacar los cepos a la industria (de las comunicaciones) para que se pueda modificar y mejorar la necesidad de inversiones y que haya un contexto de competencia en el sector”.

Durante la conferencia, Peña dijo que esas medidas se tomaron “con el mandato del presidente Macri” y en el marco de su política de “pobreza cero”, y de “unir a los argentinos”. “Hoy se termina la guerra del Estado contra el periodismo, de un tiempo de confrontación y de pelea que ha sido inútil. Comienza una política pública de comunicación del siglo XXI para que todos accedan a un servicio mejor, hacia la modernidad”, concluyó.

Fuente: Página 12