El fiscal Ramiro Ramos Ossorio, decretó el secreto de sumario en el caso de la desaparición de Paola Álvarez. Por siete días no se informarán las actuaciones e investigaciones que se desarrollen en la causa.

Tras la desaparición de la joven Paola Mariana Álvarez y sin que se hayan concretado avances en el caso, la Fiscalía Penal cuatro a cargo del fiscal Ramiro Ramos Ossorio, decretó el secreto de sumario en el caso por siete días, es decir que no se informarán las actuaciones e investigaciones que se desarrollen en la causa.

Hace tres días, se dispuso ampliar el radio de búsqueda a en la zona sudeste y el río Ancho. Paola Álvarez de 21 años, desapareció el cinco de mayo del mes en curso, por lo que Ramiro Zambrani, ex pareja de la joven, fue imputado por el delito de homicidio calificado, él y sus padres permanecen detenidos. La carátula de homicidio permite avanzar en las investigaciones y sostener en el tiempo las detenciones. El fiscal Ossorio, modificó la carátula porque estimó que “Paola se encuentra desaparecida físicamente de forma involuntaria”, explicó.

La mamá de Paola fue echada de la Fiscalía por entorpecer la investigación, dijeron desde El Tribuno.  “Estoy aferrada a una esperanza que día a día se diluye, como la luz de mi propia vida, pero no voy a abandonar la lucha por la verdad, aunque me envíen al psicólogo o me echen de la Fiscalía. No, no voy a dejar que mi hija desaparezca sin que nadie me informe algo coherente, porque hasta hoy solo escuché lo que ya sabemos”, dijo Mónica Morales en su hogar del asentamiento Santa Mónica, en el este de la ciudad-

Mónica contó ayer que junto a su hermana habían sido citadas por el fiscal Ramiro Ramos Ossorio, para informarles sobre la marcha de las actuaciones penales, que tienen tres detenidos, miembros de una sola familia, es decir padres e hijo.

Pero cerca del mediodía la secretaria, de nombre Eugenia, se apersonó a los pasillos de la Fiscalía y les informó que debían retirarse del lugar y regresar a sus domicilios a “esperar”, y que si no lo hacían llamaría a la fuerza pública para que las desalojen.