El ex vicepresidente dijo que no insertó datos falsos en la transferencia de un Honda Civic que aseguró haber comprado en 1993 pero sólo puso a su nombre diez años después.

“No recuerdo”, “No estoy seguro”, “es probable”, fueron algunas de las afirmaciones más reiteradas por Amado Boudou, el ex vicepresidente elegido por Cristina Kirchner, durante la primera audiencia del juicio oral que inició ayer y donde enfrenta el delito “falsedad ideológica” de documentos públicos: se lo acusa de haber “truchado” los papeles de un vehículo Honda adquirido en 1993 y que diez años después transfirió a su nombre. Durante más de hora y media fue indagado el ex vice, defendido por Martín Magran. En tres oportunidades negó que tanto él como su ex novia, Agustina Seguín (imputada en la causa supuestamente por haberlo ayudado en la falsificación) “hayamos insertado datos falsos” ni “hemos participado en la falsificación de documentos públicos”. En los papeles figuraban firmas falsas y domicilios inexistentes.

Amado Boudou enfrenta su primer juicio oral, ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 1 (TOF 1), integrado por los jueces Gabriel Eduardo Vega (quien presidió), José Antonio Michilini y Adrián Grünberg. Todo inició a las 9:39 con la lectura de las acusaciones. Mientras se le acumulan investigaciones más complejas, en este caso, la Justicia analizará una eventual condena por irregularidades en la transferencia del automóvil Honda CRX patente WYT716.

En agosto de 2014, cuando Boudou era vicepresidente, el juez federal Claudio Bonadio lo procesó por considerarlo partícipe necesario del delito de falsedad ideológica de documento público, ya que habría falsificado los documentos de un vehículo. Por este motivo, el magistrado le trabó un embargo por 10.000 pesos. La cronología de los hechos fue repasada ayer durante varias horas y durante más de una hora y media Boudou intentó explicar las irregularidades que rodean a la transferencia del vehículo de Mar del Plata a la Ciudad de Buenos Aires, diez años después buscó poner a su nombre. Entonces vicepresidente carecía del formulario 08 certificado por el vendedor.

En tono firme, nervioso de a momentos y un poco fastidiado cuando se le reiteraba alguna pregunta, el ex vicepresidente inició su declaración manteniendo el mismo planteo: “Ni Agustina Seguín ni yo insertamos documentos falsos ni participamos de alguna falsificación de documentos públicos”.

El concepto se escuchó al menos tres veces durante su declaración, que fue escuchada por parte de los integrantes de La Mancha de Rolando, Gabriel Mariotto, Osvaldo Papaleo, el ex director de Télam Martín García, entre quienes fueron a respaldar al ex vicepresidente.
Los minutos que continuaron fueron marcados por algunas imprecisiones de Boudou: no recordaba entrega de documentos, recepción de otros, si había contratado algún seguro para el vehículo que fue objeto de la investigación, ni qué escribano certificó alguna de sus firmas. “No recuerdo” fue otra de las respuestas reiteradas a consultas puntuales de fechas y documentación de la transferencia del auto.

Con la mirada colocada siempre en el Tribunal presidido por el juez Vega el ex titular de la AnSes, contó que en 1993 adquirió un vehículo HONDA CRX patente WYT716, en Atlántica Automotores, ciudad de Mar del Plata.

Colocándose los anteojos sólo para revisar parte de la documentación incorporada a la causa, contó que en 1994 “se fundió el motor del auto” y que por mucho tiempo “estuvo parado”. La fiscal Stella Maris Scandura le realizó la mayor cantidad de preguntas concentrándose en porqué nunca obtuvo la verificación oficial del vehículo, ni el dominio del mismo, las inconsistencias en los domicilios de los papeles y los de su DNI.

Se le consultó dónde realizó los trámites para obtener el nuevo motor que nunca se registró. “La empresa Marco Polo hizo los trámites de importación”. Consultado sobre el valor que abonó por el repuesto, Boudou sólo añadió “no lo recuerdo”, pero sí que la factura estaba incluida en el expediente.

Boudou nunca tuvo en su poder el título de propiedad del auto, cuando la Fiscal del Tribunal le preguntó porqué no lo había solicitado, sólo respondió: “Creí que con el Formulario 08 era suficiente, pensándolo ahora debe estar en algún registro del automotor”. Eso sí, no recordaba qué escribano certificó su firma.

Ante la pregunta de cuánto costó el vehículo, el ex vicepresidente dijo: “No recuerdo pero deben haber rondado los 20 mil pesos”. De la operación que se concretó con una parte en efectivo y otra en cheques “creo algunos míos y otros de mi padre”, aclaró, no recuerda haber recibido comprobantes, “alguna factura y recibo creo”, dijo.

Durante la indagatoria se le preguntó en varias ocasiones porqué durante diez años circuló con una “cédula verde que estaba a nombre del anterior propietario” y sin tener conocimiento que tenía una “denuncia de venta con la prohibición de circular”. Boudou que dijo no saber nada al respecto, decidió recién en el 2000, viviendo en Capital Federal hace un tiempo, traer el auto que se encontraba en Mar del Plata. “¿En qué lugar estaba guardado durante esos años?” le preguntó el Tribunal, “en la casa del doctor… no, perdón seguro que estuvo donde Nuñez Carmona (investigado en la causa The Old Fund) que todos ya saben que es amigo mío”, aclaró.

En esos años, hasta que decidió transferir el vehículo en cuyos formularios constaban domicilios inexistentes, firmas falsas y en los que no se registró la modificación del motor, el ex vicepresidente reconoció que nunca pagó los impuestos correspondientes al auto. “¿No sabía que tenía multas por no contar con un seguro?”, le señaló la Fiscal. “No recuerdo haber contratado un seguro”, se defendió Boudou y le replicaron, “¿se quedó tranquilo tanto tiempo circulando con el auto sin mayor información?”, la respuesta fue breve: “Admito que fue mucho tiempo”, hasta que el Honda quedó inscripto a su nombre y señaló que de comprar un auto hoy “pediría más información”.

Negó una vez más, haber participado en la falsificación de documentos públicos, y delegó las responsabilidades en los gestores a quien “se les entregó la documentación, desde entonces no tuve más gestores, ni Agustina Seguín (su ex pareja imputada igual) ni yo insertamos datos falsos en los documentos”, repitió. Junto con Boudou, fueron procesadas la jefa del Registro Automotor Seccional 2, Graciela Taboada de Piñeiro.

Fuente: Clarín