El sacerdote Abel Eduardo Balbi fue denunciado en la justicia civil por un joven que podría ser su hijo. La madre del muchacho murió poco después del parto. Pasaron casi treinta años. El sacerdote que deberá someterse a un ADN contestó la demanda negando todo. (Claudia Alvarez Ferreyra)

La denuncia fue realizada el año pasado por Cristian Vizgarra, quien está siendo representado por el defensor civil Virgilio Varela. Las presentaciones legales se hicieron en el Juzgado Civil, Comercial, Laboral, de Personas y Familia a cargo de la Dra. Patricia Rahmer.  Balbi se presentó en el juicio con el abogado patrocinante Pedro Brizuela y desde esa parte se supo esta semana que contestaron la demanda en la que el cura niega todo, pero también pedirían la realización del ADN.

En consulta con la Dra. Patricia Rahmer dijo  a Cuarto Poder que “la contestación de la demanda fue extemporánea. De todos modos el ADN se hace igual”. El Dr. Brizuela “en el mes de noviembre pide prestado el expediente para contestar la demanda, lo devuelve recién  en febrero. Tenía un plazo de 9 días y unos días más por razón de la distancia pero se le venció porque demoraron. La contestación se incorpora pero no se la tiene en cuenta en cuanto a las pruebas que puedan ofrecer. Ahí sí dicen que se someten a la prueba de ADN”.

La jueza detalló que al oficio lo tiene el Dr. Varela. El paso siguiente sería fijar fecha de audiencia y para el ADN. “Como el joven pide litigar sin gastos  Tienen que enviar un oficio a la corte de justicia para que autorice. El oficio va a la superintendencia de la Corte. Al ADN lo hace la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires. El Dr. Penaccino está a cargo del laboratorio que los hace para todo el país cuando son gratuitos. El demandado o el actor podrían haber ofrecido otra pericia más pero no lo han solicitado”.

La extracción de muestras podría hacerse en el Juzgado de J. V. González o en el servicio médico del Poder Judicial de Metán. “Se hace un hisopado bucal, el médico  confirma que la persona es quien dice ser, se firman actas, se ponen las muestras en sobres lacrados lo que implica que no puedan ser cambiadas. El ADN es concluyente, determina la paternidad o no”.  Los resultados demorarían de 20 días a un mes y luego se notificaría a las partes para darles a conocer los resultados y al registro civil se ordenarían los trámites pertinentes en caso de resultar positivo. En la contestación de demanda el cura manifestó haber conocido a la madre de Cristián pero negó un vínculo sexual.

Infierno grande

J. V. González era apenas un pueblo pequeño en los años que Balbi estuvo en la Parroquia Santo Domingo de Guzmán  (1983 a 1991). Muchas personas que lo conocieron en aquella época mencionan conductas reprochables pero admiten que las naturalizaban: “Una se persignaba y sentía que estaba pecando si pensaba o hablaba mal del cura”, sostuvo una vecina. Hoy Balbi está siendo investigado además por su posible participación en una red de trata de personas y pedofilia, causa que está en la  fiscalía federal N° 2, a cargo de Eduardo Villalba.

La historia de Cristian Vizgarra, el joven que ya tiene 27 años fue revelada por la periodista Silvia Noviasky, de El Tribuno. “Nélida Vizgarra, mamá de Cristian, tenía 26 años […] estaba por recibirse de profesora de Lengua mientras trabajaba de secretaria de la iglesia del pueblo cuando se quedó embarazada. El parto se le complicó por una hemorragia, y mientras era trasladada a Salta, Cristian nació en Metán. ‘Ella pasó grave a Salta, y duró un día y medio, yo nací el 22 de diciembre, y ella falleció el 24 a la mañana, antes de Navidad. Siempre esa fecha es de dolor’ contó mientras disimulaba sus lágrimas tímidamente.

A Nélida le dieron a elegir entre su vida y la de su hijo. Y ella ‘dio su vida para salvar la mía; parece que ella trató de ocultar el embarazo por vergüenza, eso provocó una hemorragia y la llevó a la muerte’, denunció. Según lo que el joven pudo saber mediante allegados a su familia, el sacerdote estuvo presente en vísperas de su muerte y le dio la extrema unción.

“A él le dio lo mismo que ella hubiese muerto, y me dejó así. ¿Cómo siendo una persona de la iglesia que supuestamente tiene como prioridad la vida, me abandona al fallecer mi madre?… eso es inhumano”- expresó enojado.

Cristian creció pensando que la mamá era su hermana. Recién en la adolescencia sus abuelos le contaron quién era su madre y cómo había fallecido, pero no le dijeron quién era su padre. Había escuchado rumores de que era el sacerdote, ahora quiere conocer la verdad y que la memoria de su madre sea reparada ya que sostuvo que siempre había sido ella la juzgada y no el cura.