El ministro de Ambiente de la Nación se desmarcó de responsabilidades en cuanto a los reclamos que los productores deforestadores advirtieron que realizarán en la Justicia.

La semana pasada, el Ministerio de Ambiente de la Nación que encabeza el rabino Sergio Bergman, emitió una resolución instando al Gobierno de la Provincia a que cesara con las recategorizaciones de suelo por fuera del ordenamiento territorial enmarcado en la Ley nacional de Bosques Nativos.

Ante ello, el Gobierno de Salta decidió dejar sin efecto sus recategorizaciones, autorizadas por su propia Justicia provincial, aunque manifestándose en contra de lo indicado por los esbirros de Bergman. Los productores afectados, advirtieron que acudirán a instancias judiciales porque sus emprendimientos se ven tardíamente afectados, luego de que sus actividades de desmonte ya hubieran sido aceptadas legalmente.

Bergman reconoció que eran legales aunque las calificó como “ilegítimas”. En una entrevista con La Gaceta, el rabino se desentendió de tal inquietud de los productores: “Acá la confusión es que, cuando la Nación cumple con la obligación de la ley de preservar los bosques, la provincia saca una resolución, los productores se quejan por los derechos adquiridos que tienen, el gobernador se queja y nos mandan a los productores a la Nación a resolver algo que se debe resolver en la jurisdicción provincial. Los productores locales que tienen estos permisos tendrán que recurrir a la Justicia. Los únicos que pueden revertir la resolución es el Estado Provincial, porque la resolución que no les permite avanzar con los desmontes es provincial, no nacional”, dijo.

Además especificó que Salta ha recibido $323.220.762 para actividades de cuidado ambiental. Afirmó que la Provincia aún no rindió cuentas de qué hizo con ese dinero.