Se cayeron las causas contra Armando Gostanian y no devolverá el dinero. El ex titular de la Casa de la Moneda menemista no afrontará los procesos por sufrir incapacidad mental.

El ex titular de la Casa de la Moneda durante el menemismo, Armando Gostanian, sufre una “incapacidad mental” producto de “un deterioro neurocognitivo o del sistema nervioso”. Eso le impide afrontar las causas penales en su contra. Y por lo tanto no avanzará la condena que tiene a cinco años de prisión de cumplimiento efectivo, ni el juicio oral por presunto enriquecimiento ilícito, ni tendrá que devolver el dinero de la corrupción tal como un tribunal le impuso.

Gostanian tiene 83 años y el paso del tiempo empeoró su salud pero mejoró su situación penal. Las causas se iniciaron en 2001 y en 2006. “Se encuentra verificada la incapacidad mental sobreviniente por lo que es conveniente la suspensión de las presentes actuaciones, hasta tanto el procesado Armando Gostanian se encuentre en condiciones de cumplir los trámites procesales”, resolvieron la semana pasada los integrantes del Tribunal Oral Federal (TOF) 4 en un fallo al que accedió Infobae.

El tribunal dispuso que cada tres meses Gostanian sea revisado para determinar si su cuadro mejora para ser juzgado. Pero la posibilidad es casi nula. Según los integrantes del Cuerpo Médico Forense que lo revisaron tiene un “pronóstico irreversible”.

Lo mismo ocurrió hace dos semanas con María Julia Alsogaray, también ex funcionaria de Carlos Menem, cuando se suspendió la acusación en el octavo juicio oral que afronta por hechos de corrupción, tras ser internada con un diagnóstico de cáncer. Los médicos señalaron que no está en condiciones de estar en un juicio.

Gostanian fue uno de los funcionarios que acompañó a Menem durante toda su gestión. Tal era su amistad que el ex presidente lo llamaba “el gordo bolú” y cumplió en su quinta de Don Torcuato el arresto domiciliario cuando estuvo preso por el tráfico de armas a Croacia y Ecuardo.

En octubre de 2015, Gostanian fue condenado a cinco años de prisión de cumplimiento efectivo porque como titular de la Casa de la Moneda pagó sobreprecios del 50 por ciento a una empresa alemana por seis compras de maquinarias. En el juicio se determinó que se pagaron sobreprecios por 1.262.084,51 de dólares que luego volvían a cuentas en Suiza de Gostanian y de otros dos ex funcionarios de la Casa de la Moneda y un empresario, también condenados.

Además de la pena de cárcel, Gostanian fue condenado a devolver 160.104 dólares y 1.217.876,80 de marcos alemanes. Es el dinero de los sobreprecios que se comprobó que se quedó el entonces funcionario.

La Cámara Federal de Casación Penal confirmó todas las condenas y Juan Carlos Kalfaian y Rubén Chorbadjian, ex vicepresidente y gerente general de la Casa de la Moneda, respectivamente, devolvieron cada uno 671 mil pesos de la corrupción. Pero Casación no resolvió la situación de Gostanian que quedó supeditada a si su salud le permitirá afrontar el caso.

Paralelamente el TOF 4 avanzó en el segundo juicio contra el ex funcionario. Es por el presunto enriquecimiento ilícito de 5.545.680 dólares durante los años que estuvo al frente de la Casa de la Moneda, entre septiembre de 1989 y diciembre de 2000. El juicio tenía fecha de inicio para este años.

Pero el informe médico determinó que Gostanian no está en condiciones de afrontar las causas. El cuerpo Médico Forense y los peritos de parte señalaron que se encuentra clínicamente estable y hemodinámicamente compensado más allá de las patologías crónicas evolutivas, como hipertensión arterial, diabetes tipo II, cardiopatía coronaria e hiperlipidemia. Pero su cuadro es grave en lo mental.

Los médicos señalaron que psiquiátricamente padece un “síndrome cerebral orgánico de origen vascular involutivo en una persona de edad avanzada” que lo debilita judicativamente y que “es de evolución crónica y ominosa y pronóstico irreversible restándole aptitud para afrontar un juicio oral.” Por su parte, un neurólogo agregó que padece un “probable deterioro cognitivo franco con signos de compromiso corticubcortical no evaluable”.

El fiscal Diego Luciani se opuso a que se suspendan las causas contra Gostanian y pidió nuevos estudios médicos. Para la Fiscalía el ex funcionario simula el cuadro y basa sus dudas en que la propia familia del ex funcionario declaró que nunca recibió tratamientos psicológicos o psiquiátricos ni fue internado por problemas mentales.

Pero los jueces Nestor Costabel, Pablo Bertuzzi y Maria López Iñiguez se basaron en los estudios médicos para suspender las causas. “Los informes fueron contundentes en cuanto a que Gostanian presenta un deterioro neurocognitivo o del sistema nervioso que le resta capacidad para estar en juicio, descartándose –con la convocatoria de los profesionales médicos- toda duda acerca de la posibilidad de que el imputado estuviere simulando, disimulando o sobresimulando tal disminución”, concluyeron.

Los camaristas -los mismos que tienen el juicio oral contra el ex ministro Julio De Vido por la tragedia de once y contra el ex vicepresidente Amado Boudou por el caso Ciccone– señalaron que cuando Gostanian fue revisado hubo una “falta de colaboración del imputado para la realización de los estudios médicos” pero que los propios profesionales “no percibieron simulación alguna por parte de éste”.

El TOF aplicó el artículo 77 del Código Procesal Penal de la Nación que “si durante el proceso sobreviniere la incapacidad mental del imputado, el tribunal suspenderá la tramitación de la causa”.

Los jueces abrieron un legajo para que cada tres meses el Cuerpo Médico Forense revise a Gostanian y determine si su estado de salud físico y mental mejora para afrontar un juicio.

Por ahora Gostanian no irá a prisión, ni devolverá el dinero de la corrupción ni será juzgado por enriquecimiento ilícito. Ese cuadro judicial parece irreversible, como el de su salud.

Fuente: Infobae