El salteño juez de la Suprema Corte de Justicia, Carlos Fayt, cumplió 97 años y dijo que no renunciará. La Constitución dispone los 75 años como edad límite, pero Fayt sigue allí por una acordada de la propia Corte que anuló la disposición constitucional para jueces como él que accedieron al cargo antes de la Reforma del 94.

Por estos momentos, el salteño Carlos Fayt es noticia en todos los medios nacionales. No sólo porque cumplió 97 años, sino también porque se resiste a renunciar al cargo que ocupa en la Corte Suprema de la Nación desde hace décadas a pesar de que son muchos los que creen que debería dar un paso al costado por una cuestión de edad y para posibilitar la necesaria renovación de las dirigencias de todo tipo.

Pero el salteño Carlos Fayt no quiere dar el brazo a torcer y ratifico que seguirá siendo juez del máximo tribunal “en la medida en que me sienta fuerte y le pueda servir a la República”; manifestó a la radio La Red. También añadió que espera cumplir su trabajo “con lealtad, con patriotismo, con desinterés, con un profundo deseo de que las cosas marchen mejor, que el pueblo sea feliz que los seres humanos vivan honradamente, como deben vivir”.

Conviene precisar que en diciembre pasado, cuando el exjuez de la Corte Eugenio Zaffaroni renuncio a su cargo por haber cumplido la edad de 75 años, límite que fija la Constitución Nacional para ejercer el cargo desde la reforma de 1994. Si el salteño Fayt sigue en su puesto con 97 años, ello obedece a que la propia Corte Suprema, en una acordada interna, dejó sin efecto para casos previos aquel inciso de la Carta Magna que dispone la remoción automática. Zaffaroni, aquella vez, en su escrito de renuncia había criticado, sin nombrarlo, al mismo Fayt por su conducta “monárquica” al querer perpetuarse en ese importante cargo.

El juez salteño también cuenta con el apoyo de los poderosos medios de comunicación opositores que interpretan que el gobierno quiere deshacerse de Fayt no por una cuestión de edad sino porque es un juez anti K. De hecho, el viernes pasado importantes funcionarios nacionales como el Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el Secretario General de la Presidencia, Aníbal Fernández, apuntaron contra el juez más longevo de la Corte.

Fernández pidió que se le realicen pericias a Fayt para determinar si “a sus 97 años, conserva su idoneidad” para desempeñarse como ministro del máximo tribunal; y Capitanich consideró “muy atinado” el reclamo de Fernández y enfatizó que “la edad de un juez impide el ejercicio efectivo pleno de sus cualidades”.

Según el relato de los medios opositores, la Casa Rosada quiere forzar la salida de Fayt -de 97 años- para generar otra vacante en la Corte Suprema. “Con dos lugares vacíos -el primero lo produjo el renunciante Eugenio Zaffaroni-, el oficialismo pretendería ganar un margen mayor de negociación con algún sector opositor. En buen romance, un juez para el kirchnerismo; otro, para la oposición”, es lo que afirma, por ejemplo, el diario La Nación.