En plenario de comisiones de la Cámara de Diputados en torno al debate sobre el proyecto de despenalización del aborto, la veterinaria Valeria Zimmermann, sacó un feto de plástico de una caja y le dio besos ante la mirada de los presentes.

En una disertación que trajo polémica, Zimmermann aseguró que “las mujeres que abortan no pueden hacer su duelo; no saben el sexo ni el nombre de su bebé, pero quisieran saberlo”. “No saben qué pasó con su cadáver. Es un desaparecido. Pero su cuerpo sí lo sabe: clama por su bebé”, planteó, tras afirmar que, luego de un aborto, se siente “un dolor y una soledad que nadie puede entender”.

Por el plenario de comisiones, integrado por Legislación General, Legislación Penal, Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia y Acción Social y Salud Pública de la Cámara baja, ya pasaron 319 oradores y aún restan otros 350.

Las audiencias para debatir el proyecto que contempla na interrupción del embarazo hasta la semana 14 comenzaron el 10 de abril y se extenderán hasta el 31 de mayo.