Durante la marcha de ayer que exigía justicia por el femicidio de Lucía Pérez, algunas manifestantes le pidieron con cánticos y palmas a un periodista que se retirara. El medio en donde trabaja aprovechó la situación para tildar de atacantes a las feministas.

Nada es casual y los medios utilizan diferentes herramientas comunicacionales para apelar al convencimiento de sus mensajes. Al igual que ocurrió con el periodista denunciado por acoso Abel Díaz, en la marcha del 8 de marzo pasado, las manifestantes de la marcha que exigía justicia por el femicidio de Lucía Pérez invitaron a través de cánticos y palmas a que el periodista Nicolás de Curtis del portal Que Pasa Salta se retirara de la misma. La situación quedó registrada a través de videos e imágenes.

Lo primero que hizo el medio fue compartir las imágenes y titular: “Feministas atacaron a periodista de qps”. En función a eso es preciso aclarar algunas cuestiones:

  • Los medios de comunicación constituyen un aparato de poder importante en las sociedades hipermediatizadas. Como formadores de opinión el mensaje que emiten cala fuerte en las conciencias y sentido común.
  • Por ley está estipulado que los medios deben reflejar la igualdad de los géneros y promover un tratamiento plural, igualitario y no estereotipado, evitando toda discriminación por género u orientación sexual.
  • Se ha logrado una mejora sensible en el tratamiento de la violencia de género por parte de la prensa escrita respecto a años atrás, pero aún queda mucho camino por recorrer.

En nuestra provincia es claro que el camino por recorrer es largo. Si bien se percibe que los medios de mayor llegada abordan la temática de la violencia contra las mujeres, esto contrasta con otras publicaciones sexistas y cosificadoras. Incluso aun hoy muchos medios se resisten a catalogar como femicidio casos de extrema violencia machista y siguen nombrándolos como homicidio.

El portal web en cuestión QPS ha demostrado muchas veces que carece de un abordaje adecuado cuando se refiere a las mujeres e identidades diversas. Esta situación alarmante por la llegada importante que tienen en la sociedad salteña ha derivado a que el Observatorio de la Violencia del INAM (Instituto Nacional de las Mujeres) emitiera un informe sobre el tratamiento de las noticias que difunden e instaron al medio salteño a adoptar una comunicación con perspectiva de género y a cumplir con la ley 26.485 de Violencia simbólica y mediática. Ver informe completo aquí

Al parecer al medio le importó muy poco las observaciones del organismo nacional y hace unas semanas volvió a incurrir en violencia mediática al abordar el caso de la niña trans salteña que decidió cambiar su D.N.I.

La situación es importante y urgente de analizar, sobre todo porque el acceso a una comunicación adecuada constituye un derecho necesario para lograr la tan nombrada equidad e igualdad.

Durante la marcha de ayer lo que se vivió fue parte de un hastío generalizado, un repudio que tiene como escenario las calles, porque ellos tendrán el poder de los medios pero las mujeres han tomado las calles y las han hecho suyas para manifestar sus disconformidades. Pidieron que un periodista de un medio que las vulnera diariamente se vaya de una marcha en contra de las violencias patriarcales. No puede ser considerado censura, sí en cambio un llamado de atención.