Fueron las declaraciones de la madre de Brisa, en el juicio en donde Claudio Segundo se encuentra imputado. La Justicia había dictaminado una prohibición de acercamiento. ¿Qué hizo el Estado para prevenir otro femicidio?

Ayer, alrededor de las 10, Eva Muñoz, la madre de Brisa Oriana Goytea, la chica de 15 años víctima de femicidio, ingresó a la Sala III del Tribunal de Juicio a declarar ante los jueces. “Yo había mandado a Brisa con su papá porque estaba cansada de que él (por Claudio Segundo) la acose, la persiga. Había denuncias contra él pero nada funcionaba”, relató la madre de la joven.

La Justicia había dictaminado una prohibición de acercamiento. “La llevaba a la Secretaría de la Niñez, a la psicóloga, por ayuda. Cuando ella se iba con él se alcoholizaba y no sé que más le daría él porque se ponía rebelde. Se escapaba. Sin él, ella me hacía caso, era tranquila, calladita, quería terminar la secundaria”, dijo Muñoz.

El Tribunal de la Sala III está conformado por los jueces Gabriela Gonzalez, Carolina Sanguedolce y Pablo Farah, el imputado está representado por una defensora oficial y en representación del Ministerio Público interviene el fiscal penal 1 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Pablo Rivero.