Acusan al ministro de Energía nacional, Juan José Aranguren, de castigar a los biocombustibles para favorecer a petroleras. De acuerdo a las Cámaras productoras de biocombustibles, los ingenios de Tucumán, Salta y Jujuy son los que más pierden.

El ministro de Energía, Juan José Aranguren, firmó el miércoles una resolución que desató la bronca de productores e industriales del agro, ya que dispuso sin previo aviso la reducción de entre el 22% y el 29% en dos etapas del precio del biocombustible que utilizan las refinerías para el corte de las naftas. La medida no solo atenta contra el perfil ambientalista del gobierno de Macri sino que cuestiona los principios de diálogo y previsibilidad para favorecer la inversión.

Según los medios especializados, lo hizo sin el acompañamiento del Ministerio de Agroindustria y en contra de las promesas de gradualidad y estabilidad que les habían hecho a los productores de bioetanol a base de maíz o de caña de azúcar, Aranguren resolvió modificar la forma en la que actualmente se calculan los precios para el corte obligatorio del 12% de las naftas con bioetanol. En el caso del biocombustible que se elabora a partir de caña de azúcar, se traduce en una rebaja del 29% que se concretará en dos tramos, una ahora de 15% y la siguiente en febrero próximo. En el caso del bioetanol que elabora a partir de maíz, la baja será del 22%.

Este era un reclamo de las petroleras de cara a la liberación de los precios de los combustibles porque el bioetanol argentino es de los más caros del mundo. En especial de YPF, que acaba de lanzar un programa con el que busca reducir 20% sus costos. En consecuencia, los productores agrícolas entienden que la baja del precio de la nafta del 1,5% a partir de esta medianoche es un gesto de la petrolera de bandera con el Gobierno. El resto de las petroleras aun no confirman si se pliegan a la baja del precio de las naftas.

Esto supondrá una reversión parcial del aumento del 9% al 12% implementado el 23 de octubre que llevó el precio de la nafta súper a $21,71 y la Premium a $25. Según detalló YPF, desde el último aumento, el petróleo Brent subió 5,6%, y el dólar 1,4%, pero esto conjugado con la baja en el bioetanol de 15% determinó la baja de 1,5 por ciento desde esta medianoche.

Estimaciones provisionales de los productores de bioetanol, esta rebaja del precio implica una trasferencia -en caso de sostenerse el nuevo precio todo el año- de $4.300 millones anuales desde la agroindustria y la producción agrícola a la industria del petróleo. Por lo que el vicepresidente de la Cámara Argentina de Alcoholes, Jorge Rocchia Ferro, aseguró que “Esta medida adoptada unilateralmente es un golpe brutal al sector productor de biocombustibles”.

La Cámara de Empresas Pymes Regionales Elaboradoras de Biocombustibles (Cepreb), que nuclea a unas 30 plantas, detalló que esta medida pone en riesgo la sustentabilidad de sus empresas y la continuidad de los puestos de trabajo de las más de 9.300 personas que trabajan en ellas.

De acuerdo a las Cámaras productoras de biocombustibles, los ingenios azucareros de Tucumán, Salta y Jujuy son los que más pierden, pese a que en los últimos años invirtieron varios millones en plantas de alcohol -que luego se transforma en bioetanol-, dentro del régimen de promoción de los biocombustibles de la Ley 23.287. Y también pierden los productores pampeanos de maíz, en particular los de Córdoba, que en los últimos años levantaron enormes plantas para producir el biocombustible en el marco del Régimen de Promoción de Biocombustibles, creado por Ley 26.093.