El Partido Obrero se encuentra en pleno plan de lucha contra el boletazo y el saqueo a los bolsillos de las y los salteños. En el interior provincial el boleto de transporte llegará a más de $50. Mañana se movilizarán a SAETA.

Mientras muchos legisladores se encuentran vacacionando y el gobernador en plena campaña electoral por otras provincias, el Partido Obrero se encuentra organizando un plan de lucha contra el boletazo del transporte público.

Mañana a las 10 hs convocan a una movilización  en Pellegrini y Corrientes junto a otras organizaciones. Reproducimos el comunicado del Partido Obrero frente a la cuestión:

El gobernador Urtubey nos ha regalado para el año nuevo un tremendo aumento del boleto de colectivo. A partir del 1 de enero el boleto cuesta $15 en Salta y aumentará $1 por mes, llegando a costar $26 en diciembre. En el Valle de Lerma el aumento será: Rosario de Lerma comenzará pagando en enero de 2019 $ 26,97 y diciembre costaría $ 46,76; Chicoana pagará $36 en enero y en diciembre $62,47; Quijano $42; La Merced $36 y El Carril $52 a finales de este año, con un aumento de casi $2 por mes en todos los casos.

Por su parte, el gobierno de Macri nos regala un tarifazo (luz, agua, gas) que va desde un 35 a un 55%, que se aplicará en los primeros meses de este año.
Los salarios, contando los aumentos del 2018, llegarán apenas a superar un 20% en los primeros meses de este año, cuando además el año que se fue, cerró con una inflación del 45% o más.

Urtubey, luego de haber fracasado en imponer este aumento de boleto a través de la Ley de Presupuesto de la provincia, recurrieron a un mecanismo pérfido, el Documento de Consulta Pública, que se hace por internet. Al igual que las audiencias públicas, este documento es solo consultivo y no vinculante. Han dejado de lado las audiencias que, aunque truchas, eran una instancia de movilización de los vecinos, para imponer de manera casi directa un boletazo para todo el 2019.

Al boletazo se suman otros anuncios para ajustar el transporte: eliminación de frecuencias, quieren eliminar definitivamente la nocturna. Hay un ejército de inspectores que controlan “el mal uso” de la tarjeta, tanto el pase libre como la tarjeta común. Durante noviembre se confiscaron 400 tarjetas. Lo que ellos llaman “mal uso” es la expresión de la imposibilidad de las familias de utilizar el transporte público. Mientras las tarifas aumentan, los salarios no. La mayor arbitrariedad establece que la tarjeta deberá ser de uso único, no pudiendo ser utilizada por otros pasajeros.

Lo que NO anunció SAETA es el aumento de puestos de recargas y el buen funcionamiento de las terminales de auto-recarga, para que los usuarios podamos cargar la tarjeta. En las localidades del Valle de Lerma la situación es peor, ya que en muchas de ellas hay un solo punto de recarga, con límites de horarios y montos para la recarga.

Este boletazo brutal contra los trabajadores tiene la finalidad de sostener la ganancia parasitaria de los empresarios. Estos no arriesgan nada. El Estado les paga por kilómetro recorrido aunque el coche vaya vacío, les compran los colectivos nuevos y paga una parte de los salarios de los choferes. Saeta y la AMT no rinden cuentas de los números del sistema para que no conozcamos esta realidad.

Como Romero, Urtubey gobierno para estos empresarios contra el bolsillo del pueblo trabajador. No nos dejemos engañar por los que ahora atacan el boletazo, pero defienden el impuestazo del intendente Sáenz de Salta o los tarifazos que impone el gobierno nacional.

Ante estos agravios al pueblo trabajador, desde el Partido Obrero convocamos a todo el pueblo de Capital y el Valle de Lerma a organizarnos para derrotar este boletazo y preparar una gran movilización popular hacia la AMT. Para ello proponemos este programa:

  • Apertura de los libros contables de SAETA.
    • Ningún aumento del boleto.
    • Ninguna restricción al pase libre.
    • Abajo la eliminación de frecuencias, ningún despido.
    • Fuera los empresarios parásitos de SAETA. Que Ale Hermanos y compañía se vayan a laburar!
    • Por un transporte público estatal bajo control de sus trabajadores.