Luego de la esclarecedora nota de tapa de Cuarto Poder titulada “Frida, a dedo”;  quien hasta el momento se sentía cómoda con el cargo de Defensora del Pueblo de la Ciudad Frida Fonseca, salió a “ACLARAR” a algunos desinformados (entre quienes se contaría ella misma) que no es Defensora, sino Comisionada.

Es así como en una nota titulada como “COMUNICADO” (palabra que no trae buenos recuerdos por épocas oscuras para los argentinos) enviada a los medios de comunicación y difundida a través de sus redes sociales señala la ex concejal:

Fonseca corrobora la información de Cuarto Poder de este fin de semana: la funcionaria que hasta la semana pasada ostentaba el título de “Defensora del Pueblo”, no era más que una “encargada de despacho”, que venía distrayendo el tiempo por ejemplo, del Director General del Servicio Penitenciario Dr. Juan Daza y el Sub Director Dr. Benito Mena con quienes acordaron “acciones de trabajo conjunto”.

Pero la presentación y gestiones de Fonseca como “Defensora del Pueblo” fueron mas allá cuando fue recibida por el atareado presidente de la empresa Aguas del Norte Lucio Paz Posse, e incluso en su participación durante la Audiencia Pública por la suba del agua. Claramente puede apreciarse en la cédula de notificación del Ente Regulador de los Servicios Públicos, que a Fonseca no le disgustaba para nada ser mencionada con el cargo que no ostenta (hasta ahora).

Cabe analizar que, al aclarar que la decisión de su nombramiento es de fecha 4 de diciembre de 2017, termina confirmando su designación “a dedo”, puesto que a cargo del despacho, ya venía desempeñándose el Defensor Adjunto Nicolás Zenteno; y como señalábamos en la nota de Cuarto Poder de este fin de semana, con una actuación intachable y sin objeciones. Lo que indica que bien podría Zenteno haber llevado adelante la mencionada normalización, hasta la elección de un titular.

Indefectiblemente la aclaración de la Comisionada, no hace mas que resaltar que en 2017, apenas termina su mandato como concejal, por decisión de un cuerpo (incluído presidente) que ya se estaba yendo, logra su cargo. Con el mismo sueldo de concejal y sumando el salario de tres asesores.

Mal podría Fonseca achacar a los medios periodísticos el error de “falta de información” al que hace mención en su COMUNICADO, ya que como lo planteamos, desde el propio correo electrónico denominado Frida Fonseca y que todavía responde a prensa “concejal” Fonseca, se enviaron sistemáticamente Partes de Prensa con la denominación “Defensora del Pueblo”.

En vez de achacar a los medios de prensa y a los concejales que levantaron la voz por las irregularidades detectadas, Frida debiera hacer una introspección para reconocer que esta vez, el ansia de estrellato y aprovechamiento político, le jugó una mala pasada y el camino es muy difícil de desandar.