La senadora nacional, Cristina Fiore, se mostró preocupada por el uso de la “pastilla del día después” en la primera jornada de exposiciones sobre el aborto legal y prometió investigar sobre el tema.

A la senadora nacional Cristina Fiore no le alcanza con haberse puesto al hombro la campaña antiaborto en Salta, sino que ahora también apuntó contra los anticonceptivos de emergencia -las llamadas pastillas del día después- y prometió estudiar más en profundidad: “Me parece riesgoso, se difunde el tema de las pastillas como si se fuera a tomar una aspirina, y no se cuentan los riesgos que esto conlleva”, comentó a una emisora local.

La declaración va a tono con las posturas de los sectores más oscurantistas del clero local que consideran a la pastilla como “abortiva” y bregan por su prohibición en las farmacias y centros de salud. En 2013, el concejal ultracatólico, Aroldo Tonini, había llevado al cuerpo deliberativo un proyecto para impedir la distribución y venta de la píldora en todo el municipio Capital. El mismo planteaba la declaración de Salta como “ciudad pro-vida”.

La legisladora urtubeicista planteó que el proyecto de aborto legal, seguro y gratuito es inconstitucional, ya que “sería violatorio a tratados internacionales que hablan de la vida desde la concepción, y que nuestra Constitución ha recetado”.