Tremenda imagen del Hospital San Bernardo. Una cama sostenida con ladrillos en el área de Traumatología. Según el director del lugar, es una práctica común para mejorar la tracción de las personas internadas.

Si hay miseria que no se note. Los ladrillos del Hospital San Bernardo no sirven solamente para sostener paredes, sino también camas y lo que haga falta. Es lo que se desprende de una imagen difundida por el diario El Tribuno en las últimas horas.

La foto muestra una cama del área de Traumatología elevada por una mini montaña de ladrillos. Sobre ella se ve a un hombre acostado. Hay, por lo menos, una teoría: si el internado se mueve bruscamente, se va al diablo, por la precariedad de lo que lo sostiene.

En el mismo matutino, el director del Hospital, Hugo Sarmiento Villa, aseguró que “se acostumbra a poner ladrillos para mejorar la tracción de las personas que están en la cama. Generalmente sufrieron algún tipo de politraumatismo en el que elevar esa parte, les permite estar mejor”.

“Estamos trabajando en un proyecto que contempla la refuncionalización de Traumatología. Queremos que se amplíe la planta baja y se agregue un primer piso. Cuando se presente ese proyecto se pedirá también mobiliarios y equipamiento que también hacen falta. Necesitamos ampliar la cantidad de camas en el área de traumatología. Actualmente contamos con 40 camas disponibles aproximadamente y tenemos una demanda de 60 personas internadas”, aseguró el médico.