Dos periodistas de Embarcación denunciaron que fueron amenazados telefónicamente “por órdenes de arriba”, después que realizaran un informe sobre la precaria situación en la viven familias del barrio Nueva Esperanza. El intendente Llaya dijo no saber nada sobre el hecho porque se encontraba de “receso”.

Los periodistas que denunciaron censura son Franco Fortunato y Mario Zelarrayán, que informaban sobre la situación del barrio Nueva Esperanza.
Ambos según FM Alba fueron intimidados vía telefónica por un hombre que aseguró actuar por “órdenes de arriba”. Los periodistas se encontraban abocados a informar sobre la situación que viven las familias de barrio Nueva Esperanza, que suele inundarse cuando llueve y en donde se entregó un grupo de viviendas hace poco. Los comunicadores manifestaron que este tipo de aprietes suelen darse cuando se “habla mal de municipio”.
Al ser consultado el jefe comunal Alfredo Llaya alegó no conocer claramente la denuncia de los periodistas debido a que se encontraba de receso en Salta capital.
Sin embargo, Llaya aseguró: “Puedo decir que los medios de Embarcación tienen toda la libertad de decir lo que quieran, nadie se lo evita”, luego de aclarar: “No puedo hacer declaraciones al respecto del tema porque no sé qué pasó. Solamente me llegó lo que leí en los medios, nada más”.