Tras los resultados de las PASO y la estrategia que prepara Cristina Kirchner de nacionalizar la campaña, Sergio Leavy adquiere luz propia aunque hace dos meses era el convidado de piedra de los comicios.

Aunque nada está definido y el futuro político del intendente de Tartagal depende de lo que ocurra en octubre, el 18% obtenido por Sergio Leavy el domingo pasado le permitió sacar la cabeza entre la maraña de candidatos que siendo desconocidos para los salteños antes de las elecciones siguieron siéndolo después de ella.

Ninguneado de febrero a mayo por el gobernador Urtubey, señalado como la cabeza de un partido al que supuestamente se le habían ido la mayoría de sus dirigentes, identificado como el convidado de piedra que nada tenía que hacer ante los candidatos de los dos oficialismos poderosos de la provincia (el del Grand Bourg y el del municipio capitalino que recibió el apoyo decidido del Grand Bourg) y hasta hostigado por sectores del propio kirchnerismo salteño que lo acusa de no ser auténticamente K y como lo hace el trotskismo muestran análisis de ADN para confirmarlo; el jefe comunal norteño logró resultados que además de mantenerlo en carrera empieza a ser observado hasta por la jefa del kirchnerismo nacional.

Es lo que ya señalan los medios nacionales que advirtiendo que la estrategia de la ex presidente consistirá en nacionalizar la elección de octubre “tuvo elogios para Sergio “Oso” Leavy, que sacó 18% en Salta. Un petit héroe K: juntó 100 mil votos, contra Juan Manuel Urtubey, otro ferviente anti K” (Clarín, 19/08/2017).

El elogio por supuesto se enmarca en las reuniones y gestos que Cristina empezó a mostrar tras los resultados de las PASO: el martes pasado abrazó a Agustín Rossi entre elogios por el resultado y lamentos por el escrutinio que no los dejó festejar hasta la madrugada. Rossi ganó la interna del Frente Justicialista y derrotó a Cambiemos y al socialismo de Miguel Lifschitz.

El jueves, recibió a Martín Pérez, el camporista que venció a la gobernadora del PJ Rosana Bertone en Tierra del Fuego y a los chubutenses que derrotaron a Mario Das Neves. Habló con Gerardo Zamora, que es candidato a gobernador de Santiago y quedaron en verse en estos días cuando el senador ande por Capital. “Otra postal de la nacionalización”, enfatiza Clarín.

Programa un encuentro con los hermanos Soria, Martín y María Emilia, que lograron 40% en Rio Negro, con un mix que excluye a Miguel Ángel Pichetto. Charló también el formoseño Gildo Insfrán, Jorge “Coqui” Capitanich (Chaco) y con José Luis Gioja, que quiso ser candidato a senador pero perdió la pulseada con Sergio Uñac, que ubicó a su hermano. Y con Beatriz Rojkes, ex senadora y esposa del ex gobernador José Alperovich. El PJ ganó en Tucumán donde gobierna Juan Manzur, que habita el PJ “liguista”.

La de octubre es “otra elección” dicen los K, y como tal requiere otra campaña. Antes de las PASO, no hizo nada fuera de la provincia. Ahora habrá una campaña más nacional. Cristina, que dará reportajes a los medios, entiende que la “nacionalización” le ofrece otro atajo: competir con Macri y no con María Eugenia Vidal.