El salteño Kevin Benavides es noticia en el Dakar. En su primera incursión en la competencia, el piloto finalizó octavo en motos al cabo de la segunda etapa. El Dakar llegará el viernes a Salta, precisamente el día del cumpleaños 27 de Kevin.

El suplemento Cancha Llena del diario La Nación led dedicó una extensa nota al salteño que vivió su día soñado. “Sabía que venía bien durante la carrera, me di cuenta de que había hecho un buen tramo, pero cuando me enteré de que había llegado entre los diez primeros no lo podía creer”, declaró el salteño.

“Kevin vive en la ciudad de Salta con sus padres, Norberto e Isis, y su hermano Luciano, de 20 años, que es… campeón argentino de enduro. Disgusto doble para su madre, enemiga de las motocicletas: nunca aprobó la pasión de Kevin y se afligía cuando lo veía sobre dos ruedas. Aún hoy lo padece, mucho más en un rally de esta exigencia”, precisa el suplemento a la hora de realizar una breve biografía de la sorpresa de la competencia.

Ya de pequeño le gustaba la adrenalina. Lleva muchísimos años en las dos ruedas: compite desde los 9 y sus mayores alegrías las tuvo en enduro, su especialidad. En 2014 fue campeón de esta disciplina y el año pasado ganó la última fecha en el campeonato argentino de cross country, en el Comahue, y finalizó cuarto en su debut en el rally de Marruecos. Hace cuatro años venció en Colombia nada menos que al francés Cyril Despres, cinco veces ganador del Dakar sobre motos.

Son más de 300 las carreras que Benavides tiene en su currículum, entre enduro, cross country y otras categorías menores. A los 26 años, acumula una enorme experiencia. “No es que tardé en llegar al Dakar: antes sentía que no era mi momento. Tenía mucho que aprender aún en el enduro. Sentía que me faltaba experiencia, aunque mi equipo me venía insistiendo desde hacía un par de años en que me anotara en el Dakar”, sostiene. ¿Qué impresión se lleva en su primer día de competencia real? “El Dakar es muy difícil. Los enlaces son muy largos, más de lo que yo estoy acostumbrado. Cansan las distancias”, analizó.

Benavides completó el tramo especial por delante de pilotos de gran trayectoria, como el español Juan Pedrero, el francés David Casteu y la catalana Laia Sanz. Durante el transcurso de la prueba llegó a estar tercero y logró mantenerse cuarto durante varios kilómetros. “Recién comienza el rally, tengo que tener la cabeza fría e ir despacio. Falta mucho y el Dakar es muy largo”, advirtió. Al llegar al camión de asistencia tras la prueba, Kevin se desplomó en la camilla y recibió masajes descontracturantes. “Me encontré muy bien arriba de la moto. Fue una etapa muy buena, después de dos días de enlace. Estaba nervioso, sí, pero me fui soltando de a poco.”

El Dakar llegará el viernes a Salta, precisamente el día del cumpleaños 27 de Kevin. Un guiño del destino que le permitirá celebrar al salteño con su gente. El festejo ya está organizado: “Como el sábado es el día de descanso y no hay competencia, el viernes a la noche voy a hacer un asado en mi casa con mi familia y mi equipo de trabajo. Tengo ganas de estar con mi gente”.

Benavides es la gran apuesta de Honda, su nuevo equipo, y ayer pisó fuerte. El múltiple campeón Marc Coma, ahora director deportivo del Dakar, auguró la semana pasada: “Kevin forma parte de esa generación de pilotos que llegan a esta edición con un gran historial en el mundo del enduro. Mi consejo es que tenga paciencia, sobre todo, en los primeros días”, manifestó. Otro que elogió a Benavides fue el portugués Paulo Gonçalves: “Me pone muy contento saber que terminó octavo; tiene un gran futuro sin dudas en el motociclismo”, afirmó.

El motociclismo es tal vez la categoría más dura del Dakar y la que tiene mayor cantidad de inscriptos (136). En este contexto el octavo puesto es muy valioso siempre y cuando Benavides encuentre regularidad y paciencia a lo largo del recorrido, una de las claves del Dakar.