Hace poco más de dos años se venció el plazo para que los cables de la ciudad pasen de los postes a bajo tierra. Hasta ahora poco y nada se ha avanzado en la medida.

En el año 2009 se sancionaba el Código de Planeamiento Urbano a través de la ordenanza 13.779, en la que se daba un plazo de 5 años para que en el macro y micro centro los cables del tendido eléctrico y otros fueran puestos bajo tierra. Nada de eso sucedió, al menos no de la manera en la que se esperaba. En el reacondicionamiento de las peatonales se contempló la canalización de los cables, pero en el caso de las nuevas urbanizaciones construidas con posterioridad a la normativa, casi ninguna de ellas ha cumplido con lo estipulado por la Ordenanza.

La secretaria de Obras Públicas de la Municipalidad, María Beatriz Blanco, observó que el estado actual del cableado aéreo en el centro es consecuencia de un “error de muchos años”, indica el diario El Tribuno, aunque esto no sea ninguna novedad. En el caso del loteo de Pereyra Rozas es uno de los que no cumple con la normativa establecida, y al respecto Blanco comentó: “Podría ser una opción que la empresa que hace barrios públicos pueda pedir a Nación un sobrecosto porque nuestra ordenanza lo exige. No (es la idea) que el salteño pague la consecuencia”.

En tanto la concejal Socorro Villamayor, respecto a la falta de acción en el soterrado de los cables de energía eléctrica, alumbrado público, servicio de telefonía, fibra óptica, televisión por cable y etc. dijo: “Se cumplió el 2014, hicieron como si nada pasara y permitieron que avanzaran los loteos sin control”, y agregó que Obras Públicas de la municipalidad debería intimar a las empresas constructoras.